Mundo

Aliado afirma que Bolsonaro planeó un golpe para bloquear la presidencia de Lula

Una revista brasileña publicó el jueves un audio de un senador que afirma que el entonces presidente Jair Bolsonaro buscó ayuda en un complot para anular las elecciones de octubre y mantenerse en el poder.

En la grabación, el senador Marcos do Val le dice a la revista Veja que la idea fue discutida cuando se reunió con Bolsonaro y el legislador Daniel Silveira el 9 de diciembre en la residencia presidencial, tres semanas antes de la toma de posesión del izquierdista Luiz Inácio Lula da Silva. .

Do Val, quien fue un aliado durante el mandato de cuatro años de Bolsonaro, dijo que el líder de extrema derecha le dio la «misión» de grabar a Alexandre de Moraes, un juez de la Corte Suprema que también dirige la autoridad electoral de Brasil, mientras intentaba que el juez admitir que se excedió en sus poderes bajo la constitución.

“Anulo la elección, Lula no jura, me quedo en la presidencia y arresto a Alexandre de Moraes por sus comentarios”, dijo do Val citando a Bolsonaro.

Veja publicó el audio en respuesta a las negativas que emitió el senador luego del informe de la revista el jueves por la mañana sobre el supuesto complot, que no lo había citado como su fuente. Do Val dijo a los periodistas después de que la revista publicara su artículo que el complot había sido idea de Silveira y que el expresidente no había dicho una palabra durante la reunión.

Más tarde el jueves, de Moraes ordenó a la Policía Federal que tomara declaración jurada a do Val en un plazo de cinco días. Bolsonaro, quien ha mantenido un perfil bajo en Florida desde el 30 de diciembre, no comentó sobre el asunto en ninguno de sus canales de redes sociales. Recientemente solicitó una visa de turista de seis meses para permanecer en los EE . UU.

Contactado por The Associated Press, el abogado de Bolsonaro, Frederick Wassef, se negó a comentar.

La supuesta reunión se suma a la creciente lista de problemas para Bolsonaro, quien ya está bajo investigación por su posible papel en el levantamiento de sus seguidores en la capital brasileña el 8 de enero.

Bolsonaro sembró dudas sobre el sistema de votación electrónica de la nación durante meses antes de las elecciones y luego se negó a reconocer la derrota. Sus partidarios acérrimos han acusado a De Moraes de amañar las elecciones a favor de Lula, sin ofrecer ninguna prueba, y de extralimitarse en su autoridad al bloquear cuentas de redes sociales y ordenar arrestos y registros supuestamente arbitrarios.

Las sospechas de un complot golpista aumentaron después de que la policía allanó la casa del exministro de Justicia de Bolsonaro y encontró un borrador de decreto que habría tomado el control de la autoridad electoral y podría anular las elecciones. El origen del documento no firmado no está claro y se desconoce si Bolsonaro o sus subordinados tomaron alguna medida para implementar la medida.

Lula dijo en una entrevista el jueves que Bolsonaro trató de impedir que asumiera el cargo. También dijo que los partidarios del expresidente esperaban invadir los edificios gubernamentales el día de su toma de posesión, pero tuvieron que conformarse con el 8 de enero, una semana después.

“Ahora estoy consciente, y lo diré alto y claro: Ese señor preparó el golpe. Querían hacer ese lío el 1 de enero, pero se dieron cuenta de que no podían porque había demasiada policía, demasiada gente en la calle”, dijo Lula a la cadena de televisión RedeTV!.

Do Val dijo tanto a la revista Veja como a los periodistas más tarde el jueves que informó a De Moraes de lo que se discutió en la reunión con Bolsonaro y Silveira, y que se negó a participar en el presunto complot.

El senador Flávio Bolsonaro, hijo del expresidente, dijo estar al tanto de la reunión, que describió como un intento de Silveira de persuadir a los otros dos hombres para que hicieran algo “absolutamente inaceptable, absurdo e ilegal”. Pero discutir tal idea no constituye un delito, dijo.

Silveira fue arrestado el jueves por orden de de Moraes por violar los términos de su liberación de prisión. Silveira fue sentenciado previamente por actos antidemocráticos luego de amenazar a De Moraes y otros jueces, pero fue liberado luego de que Bolsonaro lo indultara. Aún así, se le prohibió usar sus cuentas de redes sociales y se le exigió usar un brazalete electrónico en el tobillo mientras continúan otras investigaciones dirigidas a él.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *