Argentina

«No piensan demasiado»: Waldo Wolff destrozó al Gobierno por las restricciones a quienes ingresan al país

«Argentina está catalogada como el peor país del mundo en tanto a gestión de la pandemia», se lamentó el diputado.

El Gobierno nacional decidió avanzar con restricciones a quienes vuelven del exterior para retrasar la llegada de la variante Delta de coronavirus. En ese sentido, se impuso un cupo a quienes ingresan al país, y solo se podrá hacerlo de a 600 personas por días, cuando antes se permitía hasta 2000. Al respecto, el diputado opositor Waldo Wolff criticó que «no piensan demasiado«.

«Este no es un gobierno que piense demasiado, se puede entender que se limite la entrada al país pero no por número, pidiendo más medidas para entrar», se lamentó el diputado de Juntos por el Cambio en declaraciones con Mariana Arias en Radio con Vos. Durante la semana, surgieron reclamos de varios argentinos varados en el exterior, y el dirigente aseguró que estuvo en contacto con ellos.

En ese sentido, Waldo Wolff reveló que «esta semana tuvimos varios Zooms con personas varadas en el exterior» como consecuencia de la medida tomada por el Gobierno de Alberto Fernández. Así, fue contundente al asegurar que «hay historias desgarradoras». De esta manera, se lamentó de que «Argentina está catalogada como el peor país del mundo en tanto a gestión de la pandemia».

«El ingreso de la variante Delta podría arruinar todo»
Por su parte, Florencia Carignano, directora nacional de Migraciones, defendió su postura y advirtió que, en estos momentos, hay 101 países con sus fronteras cerradas. «El ingreso de la variante Delta podría arruinar todo un proceso de vacunación», alertó la funcionaria, al mismo tiempo que la Argentina aceleró el proceso de inmunización y acordó una compra por 24 millones de dosis con Sinopharm.

En ese sentido, la disposición que restringió la entrada al país sostiene que, «en el actual contexto epidemiológico, el riesgo de introducción de nuevas variantes, aún más transmisibles, podría generar un aumento brusco y elevado de casos, lo que llevaría indefectiblemente a una mayor mortalidad». Por eso, Carignano remarcó que «los que fueron de vacaciones van a tener que volver lamentablemente un poquito más tarde, pero es preferible a que tengamos que suspender las clases por un brote».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *