Mundo

Juzgado salvadoreño ordena un embargo al partido ARENA por el presunto desvío de recursos de una donación de Taiwán

La Fiscalía General de la República (FGR) solicitó la orden de allanamiento contra el partido político por supuesta malversación de fondos.

La Fiscalía General de la República (FGR) de El Salvador informó este viernes que personal de la institución se movilizaría a la sede del partido derechista ARENA para recuperar recursos públicos que habrían sido desviados por la organización.

A petición de la FGR, el Juzgado de Extinción de Dominio de San Salvador ordenó ejecutar acciones contra el partido para recuperar el dinero desviado en el marco de una donación que hizo Taiwán al Gobierno de El Salvador para ayudar a los damnificados por los terremotos de 2001.

Los fondos fueron recibidos durante el Gobierno del fallecido Francisco Flores (1999-2004), quien de acuerdo con las autoridades utilizó varias cuentas del partido para financiar la campaña del candidato del partido y eventual mandatario Elías Antonio Saca (2004 y 2009).

Flores habría desviado 10 millones de dólares que estaban destinados a programas de reconstrucción y terminaron en las cuentas del Centro de Estudios Políticos de ARENA, según la Fiscalía.

A las 03:45 de la tarde (hora local), personal de la Policía y de la Fiscalía, incluyendo el titular Rodolfo Delgado, se encontraban al exterior de la sede del partido Arena, esperando para ingresar.

ImagenImagen

En el marco de esta operación, el ministro de Hacienda de El Salvador, Alejandro Zelaya, informó que serían «inmovilizados» unos 2,9 millones de dólares del partido, como parte de su «deuda política» en 2021.

«Empezamos a recuperar los fondos saqueados», expresó Zelaya en su cuenta de Twitter.

Por su parte, el presidente salvadoreño, Nayib Bukele, festejó en su cuenta de Twitter la orden judicial de allanar la sede de Arena.

«La deuda política del partido Arena se utilizará para abonarle a nuestro pueblo un poco lo que se robaron», expresó el mandatario, tras destacar que la Justicia había llegado 20 años tarde, «pero llegó».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *