Deportes

CICLISMO Tour de Francia: Etapa 7 Golpe a Pogacar

Van der Poel, que sigue líder y Van Aert, segundo a 30″, entraron en la fuga masiva del día y evidenciaron las debilidades del equipo del esloveno, el UAE Team.

Hay cierto consenso en el mundillo ciclista de que la temporada 2021 está siendo una de las mejores de los últimos tiempos. En España no nos estamos enterado mucho, al menos no el público generalista, porque entre los actores del espectáculo no hay ningún ciclista del país, y porque el festival en sí no se estaba produciendo, hasta ahora, en carreras de seguimiento patrio. Aquí siempre hemos sido más vueltómanos, pero hay otros mundos. Dos de los principales culpables de esta ebullición son Mathieu van der Poel y Wout van Aert, que llevan rivalizando entre sí desde que eran niños en todo tipo de escenarios. Los hacen en el ciclocrós, en las clásicas… Y ahora han trasladado el duelo al Tour de Francia, el plató estelar.

El maillot amarillo, Van der Poel, y el aspirante, Van Aert, protagonizaron la escapada de la primera etapa de media montaña del Tour, un aperitivo de 249 kilómetros para moldear las piernas antes de la doble jornada de los Alpes. Un territorio propicio para fugas consentidas, pero también para emboscadas. Con estos dos fenómenos en liza, la opción más probable era la segunda. Y así ocurrió. Ambos entraron en un grupo de 29 ciclistas que puso contra las cuerdas a Tadej Pogacar, que aunque no vestía la prestigiosa prenda, sí emergía en el pelotón como el gran patrón del Tour, como el líder virtual.

Sólo dos días después de que Pogacar diera un golpe en la mesa en la contrarreloj de Laval, de que distanciara a más de un minuto a sus teóricos grandes, de que los analistas en pleno le colgaran la etiqueta de futuro campeón en París, sólo dos días después, Pogacar encajó una dura derrota en el Tour. Esto es ciclismo. La presencia de Van Aert en la fuga probaba la fortaleza del equipo del esloveno, que como se esperaba hizo aguas en un terreno difícil de controlar. La fuga abrió hueco, sin que el UAE Team fuera capaz de controlar.

El hachazo de Pogacar en la crono fue bueno para sus intereses individuales, pero ha tenido consecuencias negativas, porque desde el último miércoles el Tour pasó de ‘todos contra todos’ a ‘todos contra Pogacar’. Y esa situación de carrera se notó durante la persecución, en la que el equipo de los Emiratos se vio sin aliados. Ni el Ineos, ni el Education Firt, ni el Movistar, tres escuadras con bazas para luchar la general, apoyaron al desolado UAE.

El grupo puntero llegó a superar los siete minutos de ventaja sobre Pogacar, que en la meta se redujo a cinco con respecto al ganador de la etapa, Matej Mohoric, otro esloveno, y casi cuatro con la pareja rebelde. Un buen mordisco. La general sigue comandada por Van der Poel, con 30 segundos de ventaja sobre su eterno rival, Van Aert. El dorsal uno mira el maillot amarillo a 3:43 minutos, lo que tampoco es una diferencia insalvable con toda la gran montaña y con una contrarreloj todavía por delante. Pogacar tiene experiencia en grandes vueltas y en remontadas. El holandés es novato en estas lides. Otra cosa es Van Aert, que ya demostró que puede con el Tour en todos los terrenos. El belga tiene que asumir ahora el liderazgo de su equipo Jumbo, porque el jefe inicial, Primoz Roglic, se descolgó en los puertos finales, todavía convaleciente de su tremenda caída. Hay sorpasso en el Jumbo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *