Mundo

Violentas protestas antimonárquicas y choques con policías se producen en una de las pocas monarquías absolutas que quedan en el mundo

Según testigos, las fuerzas gubernamentales de Esuatini utilizaron gases lacrimógenos para dispersar a los protestantes, quienes exigen reformas de calado de la organización política del estado.

En el reino africano de Esuatini continúan las protestas antimonárquicas que comenzaron hace casi dos semanas en varias partes del país, a pesar de que el Gobierno prohibió el pasado jueves las manifestaciones, advirtiendo que los agentes tendrían «tolerancia cero» con el incumplimiento de la orden.

El 19 de junio, la Policía se enfrentó a una manifestación rural en el distrito de Manzini, en la que participaron unos 500 jóvenes que instaron el derecho a elegir al primer ministro, actualmente designado por el rey Mswati III, informa AFP.

El pasado viernes, se produjeron varios disturbios cerca de la capital del país, Mbabane. Los manifestantes saquearon tiendas e incendiaron una de ellas, mientras las autoridades usaron gases lacrimógenos, granadas paralizantes, balas de goma y cañones de agua contra la multitud.

Además, violentos disturbios se desataron durante la noche de este martes y continúan hasta ahora. De acuerdo con testigos citados por Reuters, las fuerzas gubernamentales utilizaron gases lacrimógenos para disolver a los protestantes, quienes siguen exigiendo reformas al sistema de monarquía absoluta existente en el país.

«Esuatini está ardiendo. Los ciudadanos […] están exigiendo reformas políticas y la anulación de la prohibición de los partidos políticos que se impuso en 1973. Entre las reformas que quieren está que el rey Mswati renuncie a sus poderes absolutos», escribió un usuario de Twitter.

Mientras, medios locales reportaron que que el rey Mswati III había huido a la vecina Sudáfrica tras el comienzo de las protestas. Por su parte, el primer ministro interino, Themba Masuku, negó esas informaciones.

«Su Majestad […] está en el país y continúa avanzando en los objetivos del reino. Apelamos a la calma, la moderación y la paz», dijo Masuku, y agregó que se había impuesto un toque de queda a partir de las 18:00 hasta las 05:00 y que se había ordenado el cierre de las escuelas.

Mswati III, quien sucedió en el trono a su padre Sobhuza II en 1986, niega ser un dictador, pero su estilo de vida contrasta descomunalmente con la pobreza de su pueblo. Mswati III tiene 15 esposas y ha sido frecuentemente acusado de utilizar el dinero del país para lujosos gastos personales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *