Argentina

CAME acusó un «faltante» de mano de obra en el campo y aseguró que se deben «a los planes sociales»

La entidad emitió un comunicado esta mañana, donde, además, afirman que, por esta falta, se perdieron buena parte de las cosechas.

La Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) publicó un comunicado, en el que manifestaron su preocupación por la falta de mano de obra en el campo. Hoy, la entidad esgrimió que, por este faltante, se perdieron buena parte de las cosechas. Además, la CAME solicitaron una audiencia con «carácter urgente» al ministro de Agricultura, Ganadería y Pesca, Luis Basterra. La entidad asegura que los planes sociales desincentivan a los beneficiarios a aceptar un empleo registrado.

En este contexto, la CAME afirmó que el «blanqueo» implica la baja automática de los beneficios. De todas formas, la entidad «no cuestiona» la ayuda que el Estado brinda a los más necesitados, pero afirma «en que no debería ser un escollo para el normal desempeño de la actividad, responsable de garantizar la mesa diaria de los argentinos». «Los trabajadores nos transmiten su miedo a perder la ayuda estatal si los registramos y prefieren no asumir el riesgo, ya que es la única fuente de ingresos que tienen», indicó Eduardo Rodríguez, presidente de Economías Regionales de CAME.

Asimismo, agregó: «Necesitamos mano de obra y por eso solicitamos compatibilizar los planes y programas sociales con el empleo registrado, de forma tal que puedan seguir cobrándolos pese a estar en blanco». Por ello -aseguró Eduardo Rodríguez- «los productores deben decidir entre perder parte de la cosecha o bien contratar trabajadores en negro, fomentando la industria del juicio y arriesgándose a recibir una sanción por empleo no registrado».

A su vez, señaló que «la ausencia de registración tiene otro perjuicio para el empleador». «Lo que no se declara no puede deducirse en la liquidación anual del Impuesto a las Ganancias, por lo que el productor se ve en la obligación de absorber estos costos, que vulneran aún más su rentabilidad, si decide encarar la zafra con trabajadores informales», agregó CAME. «La mano de obra tiene una alta incidencia en los costos de producción del sector, ya que representa entre el 45 por ciento y el 75 por ciento, según la actividad», detalló esta mañana la organización.

Por este «faltante» de mano de obre, las producciones como la cereza, las frutas de carozo, el ajo, el tabaco, la vid, los cítricos, las pomáceas, el té y el olivo, entre otras, sufrieron una baja en la productividad, una elevación de costos y una disminución de rentabilidad. El campo da trabajo a aproximadamente 625.000 trabajadores temporarios en época de cosecha. «Un país con hambre y altas tasas de desempleo se da el lujo de desperdiciar alimentos por no contar con la cantidad de personal necesario para levantar la zafra», cerró Rodríguez.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.