Mundo

Choques entre manifestantes y policías en Inglaterra dejan varios agentes heridos y vehículos policiales en llamas

Los altercados se produjeron al término de una concentración contra un proyecto de ley que aumenta los poderes de las autoridades británicas para reprimir las protestas pacíficas.

Dos policías resultaron gravemente heridos y al menos dos vehículos policiales fueron pasto de las llamas este domingo en la ciudad de Bristol, al suroeste de Inglaterra, después de que una protesta pacífica desembocara en episodios de violencia.

Uno de los agentes sufrió una fractura en el brazo y otro en las costillas, comunicó el Departamento de la Policía Local, precisando que ambos agentes fueron trasladados al hospital. Otros policías fueron sometidos «a niveles considerables» de violencia y abuso verbal, agregó el comunicado.

Imagen

 

Ignorando las restricciones impuestas por la pandemia y portando pancartas en las que podía leerse ‘Kill the Bill’ (‘Mata el proyecto de ley’, en español), ‘El día en que la democracia se convirtió en dictadura’ o ‘No podemos ser silenciados tan fácilmente’, miles de manifestantes se congregaron este domingo a las puertas de una estación de Policía en la céntrica calle Bridewell de Bristol para protestar contra el nuevo proyecto de ley de Policía, Crimen, Sentencia y Tribunales.

La normativa, que busca ampliar considerablemente los poderes de las autoridades británicas para reprimir protestas pacíficas en aras del mantenimiento del orden público, pasó este martes su segunda lectura en la Cámara de los Comunes con 359 votos a favor y 263 en contra, tras ser respaldada de forma abrumadora por los parlamentarios conservadores.

Según Reuters, algunos manifestantes lanzaron fuegos artificiales contra los policías, intentaron derribar una camioneta policial, escalaron la pared exterior de la comisaría y la rociaron con grafitis. Los agentes del orden, algunos provistos de equipo completo antidisturbios, utilizaron porras y escudos para intentar dispersar a los manifestantes.

La ministra británica del Interior, Priti Patel, tildó los disturbios de «inaceptables», señalando en un tuit que el vandalismo y el desorden «nunca serán tolerados».

Por su parte, el alcalde de la ciudad, Marvin Rees, calificó la jornada de «día vergonzoso» para Bristol y declaró que los altercados no solo no reducirán la probabilidad de que se apruebe el proyecto de ley, sino que «se utilizarán como prueba» para promover su necesidad.

Tras pasar la segunda lectura en la Cámara de los Comunes, la normativa debe someterse ahora al escrutinio de la Cámara de los Lores. La ley ha sido criticada por numerosos grupos de derechos humanos, incluidos Amnistía Internacional y Derechos de las Mujeres, así como por algunos miembros del parlamento. Gavin Robinson, diputado del Partido Unionista Democrático, afirmó que el proyecto de ley incluye disposiciones «radicales y draconianas sobre las protestas» que «harían sonrojar a un dictador».

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.