Mundo

EL VATICANO: «No» a la bendición de parejas gay, con el «consentimiento» del papa

La Congregación para la Doctrina de la Fe emitió hoy una seca negativa a la posibilidad de bendecir a las parejas homosexuales, una medida tomada tras haber consultado con el papa Francisco, «que dio su consentimiento».

Reciben así un «no» como respuesta algunas diócesis alemanas, de Maguncia a Dresde, así como algunos sacerdotes que también en otros países, como Italia, se preguntaron en los últimos tiempos sobre la posibilidad de tal bendición.

El comunicado llegó como respuesta a un «dubium», una consulta: «No es lícito impartir una bendición -afirmó el ex Santo Oficio- a relaciones, o parejas, aunque sean estables, que implican una praxis sexual fuera del matrimonio (es decir, fuera de la unión indisoluble entre un ombre y una mujer, abierta de por sí a la transmisión de la vida), como es el caso de las uniones entre personas del mismo sexo».

El Vaticano asegura que no se trata de discriminación, pero el mundo gay protesta contra la postura de la Santa Sede.

«La decisión del papa de no bendecir a las parejas homosexuales es un paso atrás para aquellos creyentes que confiaban en el nuevo papa, pero no debe influir en la política italiana», comentó Fabrizio Marrazzo, portavoz del Partido Gay para los derechos LGBT+.

«Lamentablemente -agregó- a diario escuchamos políticos de todas las formaciones que afirman inspirarse en el papa».

En algunos ámbitos eclesiales -recuerda la Doctrina de la Fe- se están difundiendo proyectos y propuestas de bendiciones para uniones de personas del mismo sexo.

Habitualmente «tales proyectos son motivados por una sincera voluntad de acogida y acompañamiento de las personas homosexuales -subrayaron el prefecto, el cardenal Luis Ladaria, y el secretario, monseñor Giacomo Morandi- a quiens se proponen caminos de crecimiento en la fe».

Pero la bendición es un «sacramento» y como tal no puede ser considerado lícito, por cuanto «constituiría en cierto modo una imitación o una suerte de analogía con la bendición nupcial, invocada sobre el hombre y la mujer que se unen en el sacramento del matrimonio».

«La declaración de ilicitud de las bendiciones de uniones entre personas del mismo sexo no es, por lo tanto, y no pretende ser, una ‘injusta discriminación'», aseguró la Congregación.

Luego especificó que esto en efecto «no excluye que se impartan bendiciones a personas individuales con inclinación homosexual».

Entretanto, en otro frente hoy el pontífice volvió a condenar los populismos y se dijo preocupado por el ascenso de Marine Le Pen en Francia.

«Un amigo me dijo: ‘En Francia, tendremos a Marine Le Pen presidenta’. Yo no quiero ser desagradable o decirle a su país lo que debe hacer. Pero es preocupante», afirmó.

«Estoy preocupado por el crecimiento de los populismos. El antídoto es un movimiento popular, y escuchar a este movimiento.

Hay que oponer el popularismo al populismo», dijo Francisco, según refirieron algunos exponentes franceses, citados por el semanario L’Obs, recibidos por el papa en el Vaticano para hablar de la transición ecológica.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.