Mundo

Ex general acusado por el «golpe» contra Evo Morales huyó de Bolivia para no ser juzgado

Sergio Orellana fue citado a presentarse ante el juez en dos ocasiones por sedición y conspiración durante el golpe de Estado.

El ex general de las Fuerzas Armadas de Bolivia durante el Gobierno de facto de Jeanine Áñez, Sergio Orellana, huyó del país hace meses, se cree hacia Colombia, para evitar ser detenido como lo solicitó la Fiscalía para responder al cargo de participación en un «golpe» de Estado contra el entonces presidente Evo Morales, informaron este miércoles autoridades locales.

La Dirección Nacional de Migración de Bolivia indicó que Orellana abordó un avión el 16 de noviembre de 2020 en el aeropuerto de El Alto, vecino a La Paz.

Además, el director nacional de la Fuerza Especial de Lucha contra el Crimen, Alberto Aguilera, agregó que «con base en información que tenemos en nuestro poder habría viajado a Colombia», informó Télam.

Orellana es objeto de dos órdenes de captura por no aceptar la orden de presentarse ante el juez tanto por el juicio por el «golpe de Estado», en el que se le imputa por sedición y conspiración, como por su ausencia en el juicio por los manifestantes asesinados en la ciudad de Sacaba, capital de la provincia del Chapare y la segunda ciudad más poblada del departamento de Cochabamba, tras la cancelación de las elecciones presidenciales de 2019.

Sin embargo, la Policía boliviana informó que al momento de la salida del exgeneral Orellana, no existía orden de captura en su contra. Al conocer la noticia, el presidente del Senado, Andrónico Rodríguez, lamentó «la huida de algunos responsables del ‘golpe de Estado’ y las masacres de la ciudad de Senkatam, al sur de La Paz, y Sacaba, como Arturo Murillo, Luis Fernando López y, recientemente Sergio Orellana».

Rodríguez -informó por su parte la agencia de noticias ABI- argumentó que «se debe investigar si hubo algún operativo de encubrimiento para facilitar las fugas» y subrayó, además, que «las salidas clandestinas representan una confesión de culpabilidad respecto a las masacres de Senkata y Sacaba».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.