Sociedad y Cultura

Ámsterdam instaló urinarios en las calles para evitar que orinen en la vía pública

La orina recolectada se usa como fertilizante.

Ámsterdam puso en marcha una iniciativa inédita: la instalación de urinarios en la vía pública. La idea es evitar la micción en las calles de la capital holandesa. Los urinarios están camuflados como macetas.

La empresa alemana GreenPee (cuyo nombre «orina verde» en inglés suena fonéticamente a GreenPeace) es la responsable de los urinarios públicos en momentos en que bares y restaurantes comienzan a recuperar su actividad después de meses de confinamiento por la pandemia de coronavirus.

Los urinarios los creó la empresa GreenPee. 

Los hombres pueden orinar en los macetones disimulados y la orina termina sobre una base de cáñamo que después se usa como fertilizante. El cáñamo se obtiene de la planta de cannabis. En rigor, durante el día parecen adornos como macetas, y por las noches se pueden usar para orinar.

Hay unidades simples y dobles. Las primeras cuestan 4 mil euros y las segundas 5 mil, y requieren un mantenimiento permanente, que contempla su limpieza y la recolección de la orina acumulada. La iniciativa recuerda el modelo de baños transparentes que se comenzaron a usar en Tokio.

Según la empresa y el ayuntamiento de Ámsterdam, hubo un 50 por ciento de disminución de orina en la vía pública en las zonas donde se instalaron los urinarios. De momento, los urinarios son masculinos y se estudia la posibilidad de habilitar instalaciones similares para mujeres.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.