Empresarial

Meliá deja de gestionar tres hoteles en Cuba

La cadena explica su decisión por las «escasas oportunidades comerciales» de los establecimientos

El grupo Meliá Hotels International ha abandonado en 2020 la gestión de tres de sus 35 hoteles en Cuba, el Sol Cayo Guillermo, el Meliá Cayo Guillermo y el Sol Cayo Largo, ante sus «escasas oportunidades comerciales» y tras el desplome de la actividad turística durante el último año, con la irrupción de la pandemia.

En su Informe de Gestión de 2020, Meliá explica que «teniendo en cuenta sus escasas oportunidades comerciales y los problemas operacionales confrontados a lo largo de los últimos años, en el último trimestre del año se completó la desafiliación de los hoteles Sol Cayo Guillermo (268 habitaciones), Meliá Cayo Guillermo (301) y Sol Cayo Largo (296)».

Así, frente a los 35 hoteles en Cuba con 14.781 habitaciones que tenía en porfolio al cierre de 2019, al final de 2020 tenía 32 establecimientos con 13.916 habitaciones.

Según sus cuentas, los ingresos obtenidos en Cuba cayeron en 2020 un 84%, hasta los 1,9 millones de euros, con una caída de la ocupación de 33,4 puntos porcentuales, hasta el 31%. Antes de impuestos, la empresa española perdió 3,9 millones de euros en Cuba, donde el 60% de sus hoteles permaneció cerrado durante gran parte del año a causa de la pandemia.

Pese a que la compañía espera que la demanda se recupere «con fuerza» cuando se normalice la situación sanitaria, no espera un repunte en el número de reservas hasta los meses de mayo y junio.

El pasado 25 de febrero, el grupo hotelero presentó sus resultados anuales, registrando pérdidas por valor de 595,9 millones de euros, frente a los 112,9 millones que ganó en 2019, mientras que la cifra de negocio alcanzó los 528,4 millones, un 70,7% menos que hace un año.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.