Empresarial

El empresario taiwanés que tradujo la obra de Perón al chino se reconvirtió en pandemia

Rebautizado como Fernando Hung es el dueño de la principal agencia de turismo del Barrio Chino, desde marzo no facturó ni un viaje. Sostiene a sus siete trabajadores y ahora exporta ajos e instructores de esquí. Tradujo La Comunidad Organizada del Gral. Juan Perón al chino mandarín.

La historia del taiwanés Hung Kuo podría ser el guión de una película. Llegó a la Argentina hace más de 30 años con su padre, sus tíos y primos, 15 parientes en total, escapando de una posible guerra en el contexto de la Guerra Fría. Rebautizado como Fernando Hung por sus amigos argentinos, logró crear la única agencia de turismo del Barrio Chino y con la pandemia tuvo que reconvertirse a exportador de ajos .

Su pasión por este país hace que se defina: “ soy más argentino que chino, siempre digo que fui fabricado en China y ensamblado en Argentina ”, dice Hung en un perfecto castellano. “Hice la primaria, la secundaria en un industrial, como todo hijo de inmigrante y estudié derecho pero me falta la tesis. Armé mi familia y tengo dos hijos de 17 y 18 años ”, relató.

Su curiosidad llegó a tal punto que leyó La Comunidad Organizada y decidió que era necesario transmitir los pensamientos del General Juan Perón a su gente. “No me hice peronista, pero decidí traducir al chino mandarín el libro e imprimí 1000 ejemplares . Quería que todos los chinos conocieran el pensamiento del Gral. Perón para que nos ayuden a la integración. Muchos hablan mal del peronismo, pero hay que entender para poder criticar ”, contó a BAE Negocios . Es su cuarto libro, tiene tres más sobre turismo.

La Comunidad Organizada en chino

Hasta de la pandemia, trabajaba en su agencia Hung Turismo trayendo y llevando turistas desde y hasta China. Desde marzo pasado no pudo hacer ni un solo viaje, sin embargo no dejó de pagarles el sueldo a sus siete empleados con la ayuda del ATP.

Cuando su papá falleció hace ocho años, con sus hermanos decidieron no dividir la herencia. Crearon la fundación Chinapass en agradecimiento a la Argentina, desde ahí se dedican a la educación de niños, al cuidado de ancianos y ofrecen clínica gratuita. El año pasado arrancaron con la creación de una orquesta sinfónica juvenil con chicos de barrios carenciados, en especial del Bajo Flores. El año pasado empezaron con percusión, este año les enseñarán cuerdas. En breve, abre la inscripción para sumar más chicos. “Quién agarra un instrumento, difícilmente agarra un arma”, dice Hung.

Casi en silencio, armó con sus hermanos una clínica gratuita que recorre zonas rurales como los Valles Calchaquíes, Salta, Tucumán, y advierte que hay muchos problemas de violencia familiar y de género. “Este año vamos por más, armando un equipo de profesionales médicos para clínica gratuita, odontológia y oftalmología”, contó feliz Hung.

Con su familia tiene campos en Catamarca donde tiene olivos y nuez pecán. La pandemia lo obligó a reconvertirse y pasó de productor a exportador. “Trabajamos sobre la exportación de productos agrícolas. Argentina tuvo grandes oportunidades para exportar porque el Estado sacó los aranceles a muchos productos agrícolas para que sean más competitivos. Comenzamos exportando ajos, Argentina pelea con España el segundo puesto detrás de China en la producción mundial de ajo. Como falta en alguna temporada, lo llevo desde Argentina. Ahora estamos por exportar pasas de uva y pistachos”, contó Hung.

Desde su agencia de turismo firmó un convenio con la Asociación de Instructores de Esquí, Snowboard y Socorristas de montaña ADIDES. “ Queremos exportar instructores de nieve argentinos a Asia . Argentina tiene los mejores instructores de esquí a nivel mundial ”, dice este emprendedor chino que no se da por vencido.

Le gustaría volver a organizar viajes desde y hacia China, pero deben abrirse las fronteras antes. “Hace un año que venimos aguantando y remando, estamos al día con el pago de los siete sueldos . Esperamos poder volver a trabajar pronto. Mientras no me queda otra que reinventarme ”, dijo el chino que en pleno Barrio Chino no pierde las esperanzas.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.