Deportes

BOXEO: BRIAN CASTAÑO ARRASÓ A PATRICK TEIXEIRA POR DECISIÓN UNÁNIME Y ES NUEVO CAMPEÓN MUNDIAL SÚPER WELTER OMB

Con un ritmo de pelea incesante, Brian Castaño destronó a Patrick Teixeira y se convirtió en nuevo campeón mundial super welter de la OMB, ganándole una holgada decisión unánime la noche del sábado en Indio, California.

Dominante de principio a fin, el argentino basó su dominio en un abrumador ritmo de golpeo. Brian Castaño presionó al monarca brasileño del primer al duodécimo round, y si Teixeira no terminó noqueado, es porque logró resistir los mejores golpes del argentino.

Patrick Teixeira salió caminar el ring, basándose en un trabajo sobre el jab y a la distancia. Desplazándose constantemente, el brasileño buscaba dominar el ring. Pero Brian Castaño fue un perro de presa, y siguió a Teixeira por cada rincón. Le cortaba el ring, le cerraba las salidas, y siempre iba sobre el brasileño golpeando todo el tiempo.

Si de algo pecó Brian Castaño es que no le daba variedad a sus incesantes ataques. Ganchos y rectos con ambas manos y poco más. A pesar de que constantemente se enfrascaban en el terreno corto, Castaño no utilizaba el upper. Y pese a que el brasileño le apostaba a desplazarse por el ring, el argentino no fue sistemático en su ataque al cuerpo.

Pese a la intensidad de Castaño en su golpeo, la pelea lució monótona, en el sentido de que se peleó toda al mismo ritmo. Castaño persiguiendo, tire y tire, y Teixeira tratando de desplazarse sobre el ring.

Pero en esa monotonía se escondieron virtudes encomiables de Brian Castaño. Y quizás la mejor fue la suprema condición física del argentino. Terminó como empezó, con la misma intensidad, al mismo ritmo incesante de golpeo y de persecución. Terminados 11 rounds, Castaño había lanzado 815. golpes, es decir, más de 70 por episodio.

Fue ese ritmo de trabajo lo que le hizo ganar abrumadoramente la pelea. Pese a que Teixeira solo pareció lastimado en el último round, Castaño arrasó en las tarjetas, porque en cada uno de los rounds, trabajó más que el rival.

Patrick Teixeira terminó fundido y eso casi le costó terminar noqueado en el último round. Brian Castaño lo persiguió como toda la pelea, y lo alcanzó, castigándolo a dos manos, y haciendo que Teixeira diera la espalda como renunciando al combate. Como desfalleciendo del esfuerzo.

Sin embargo, la campana final llegó. Y las tarjetas parecían un mero trámite. En la tarjeta oficial de IZQUIERDAZO, Patrick Teixeira solo ganó el séptimo round, y Brian Castaño ganó 119-109. Las tarjetas de los jueces validaron esa holgada victoria con puntuaciones de 120-108, 119-109 y 117-111.

Brian Castaño, con una actuación contundente y memorable, volvió a coronarse campeón mundial super welter. Esta vez, reina en la Organización Mundial de Boxeo.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.