Deportes

TENIS: Un nuevo capítulo violento de Kyrgios

Al australiano se le volvió a saltar la cadena: rompió su raqueta y la lanzó a la tribuna por no estar conforme con su juego y por una molestia en su rodilla derecha.

Cuando Robert Louis Stevenson escribió ‘El extraño caso del doctor Jekyll y el señor Hyde’ nunca creyó que más de 100 años después de su publicación podría haber un tenista que representara tan bien al personaje principal de la novela…

Claro, Nick Kyrgios todo lo puede. Esta vez se puso el traje de malo de la película y revoleó una raqueta en medio de la derrota ante Borna Coric por 6-3 y 6-4 en los octavos de final del Murray River Open.

Sin dudarlo, Kyrgios revoleó la raqueta a la tribuna. (EFE)

A pesar de haber estado casi un año sin jugar dado que durante 2020 decidió no viajar por el mundo para evitar cualquier posible contagio de Covid-19, el australiano no se olvidó de sus locuras. Si bien entre semana había dicho que quizás podría ser su último tiempo empuñando una raqueta, una declaración que sorprendió por su enorme potencial, no iba a ser la noticia destacada dado que guardaba una carta extra en su bolsillo.

Kyrgios (47°) no estaba conforme con su actuación dentro de la cancha: fallaba muchas pelotas, no podía superar a su rival y su servicio no acompañaba por una fuerte molestia en su rodilla derecha que hasta le hizo pensar en abandonar el encuentro. En consecuencia, a mitad del segundo set se le saltó la cadena. Tomó impulso, estrelló su raqueta contra el piso y cuando parecía que su show había terminado, aún guardaba una escena más: tirarla a la tribuna. ¡Menos mal que estaba vacía!

Un dolor en su rodilla derecha lo molestó durante todo el partido. (AP)

«No puedo sacar sin dolor… Cuando toco el suelo siento que (la rodilla) está inestable», le comentó a su entrenador en pleno partido. Más allá de su caída, ahora deberá intentar centrarse nuevamente en su eje dado que el próximo lunes iniciará su participación en el Abierto de Australia frente al portugués Frederico Ferreira Silva.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.