Mundo

FRANCIA: Sorpresivamente, Macron evita cierres y mantendrá las escuelas abiertas

PARIS, El presidente de Francia, Emmanuel Macron, evitará los cierres y mantendrá las escuelas abiertas, una decisión sin dudas sorprendente después de que los medios acreditados ante el Elíseo dieran por sentado un anuncio sobre terceras restricciones en un año por parte del jefe de Estado.

Francia -declaró el primer ministro Jean Castex desde el Elíseo, inmediatamente después de la finalización del Consejo de Defensa Sanitaria que debería haber sancionado el cierre – «todavía tiene posibilidades de evitar el cierre».

«La cuestión de un bloqueo es legítima – admitió Castex- teniendo en cuenta los datos», pero «esta noche creemos que todavía podemos darnos una oportunidad para evitarlo». La línea de Macron va contraste con casi todas las opiniones de expertos que apoyan al gobierno y que ha repetido que cada día de encierro perdido se pagará caro, dada la propagación de variantes del virus, que alcanzó hoy los 2.000 casos en la jornada contra 500 a principios de enero.

El mandatario insinuó que quiere evitar un nuevo shock al país y también salvar nuevos sacrificios a los jóvenes, especialmente a los estudiantes.

Para evitar el nuevo cierre, el gobierno dictó de inmediato unas reglas claras: cierre de fronteras a países fuera de la Unión Europea «salvo por razones imperiosas», mayor vigilancia del cumplimiento del toque de queda a las 6 de la tarde, límites a la apertura de centros comerciales y afluencia en supermercados, potenciando el trabajo a distancia.

«Toda entrada a Francia y toda salida de nuestro territorio hacia o desde un país fuera de la Unión Europea -anunció Castex- estará prohibida, salvo por motivos imperativos, a partir de la medianoche entre el sábado y el domingo».

En cuanto a la entrada a Francia desde países de la UE, Castex reiteró la necesidad de que todos los viajeros estén en posesión de un hisopado molecular negativo realizado en los últimos 3 días. Ya vigente para el transporte aéreo, esta medida también se extenderá a los viajes por tierra.

Los centros comerciales no alimentarios con una superficie de más de 20.000 metros cuadrados serán cerrados el domingo, «los que más favorecen los contactos», dijo el premier. Además, a partir del lunes, los límites de participación en supermercados e hipermercados «se endurecerán».

«Policías y gendarmes -dijo Castex con el ceño fruncido- se movilizarán para controlar el incumplimiento del toque de queda, la organización de fiestas clandestinas y la apertura ilegal de restaurantes».

«Las violaciones de unos pocos no deben frustrar los esfuerzos de muchos», añadió Castex.
Con 18.000-20.000 nuevos contagios cada día y un promedio de muertes entre 250 y 300 diario, Francia se encuentra en una situación de tensión epidémica, aunque mucho más baja que las que precedieron a los dos primeros bloqueos. La falta de entregas de vacunas, que ya han dado lugar a cancelaciones de reservas en numerosas regiones, aumentan la preocupación, al igual que la propagación de variantes del coronavirus, en particular la británica.

«Nuestro deber -concluyó Castex en su discurso sorpresa dirigido a los franceses- es hacer todo lo posible para evitar un nuevo encierro y los próximos días serán decisivos».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.