Mundo

EEUU: Joe Biden pone en su mira a Rusia y China

Dureza con Moscú y Pekín. Fortalecerá el «Buy America» de Trump.

WASHINGTON, El flamante presidente de Estados Unidos, Joe Biden, apunta inmediatamente a Rusia y China enviando las primeras señales duras y de rigor a las dos superpotencias rivales.

La primera contra la represión de Moscú a las manifestaciones a favor del oponente Alexey Navalny. La segunda contra la «intimidación» china en Taiwán, el día en que los bombarderos de Pekín sobrevolaron el espacio aéreo de la isla que el gigante asiático quisiera traer de vuelta bajo sus alas, tras la presión a Hong Kong.

Mientras tanto, continúa sus primeras llamadas telefónicas a los líderes aliados: tras las de los dos países vecinos (Canadá y México) y Gran Bretaña, con quienes quiere fortalecer la «relación especial», es turno de los europeos con la cita telefónica con el presidente francés Emmanuel Macron, algo anunciado por el Elíseo.

El nuevo presidente estadounidense quiere revertir la línea complaciente de Trump hacia el Vladimir Putin. Y si por un lado está dispuesto a extender el tratado de Start para el control de los arsenales nucleares por otros cinco años, por otro lado se prepara para nuevas sanciones por injerencia rusa en las elecciones, ciberataques, envenenamiento de Navalny y violación de derechos humanos.

Haciendo caso omiso de las acusaciones del Kremlin contra la embajada de Estados Unidos de que interfirió en los asuntos internos para publicar las áreas de protesta (zona que debe evitarse recomendó), el Departamento de Estado «condenó enérgicamente el uso de métodos brutales contra manifestantes y periodistas en este fin de semana en varias ciudades de Rusia», pidiendo a Moscú que libere» incondicionalmente «a Navalny ya» y a todas las personas detenidas «por ejercer sus derechos universales».

Washington recordó que estos derechos están grabados «no solo en la constitución rusa sino también en los compromisos de Moscú con la OSCE y con la declaración universal de derechos humanos, así como en sus obligaciones en virtud del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos».

Y prometió «apoyar a nuestros aliados y socios en la defensa de los derechos humanos», en vísperas del Consejo Europeo que debe decidir sobre las posibles sanciones.

El ataque del Departamento de Estado a Pekín también es duro, después de compartir la acusación de genocidio contra los uigures: «Estados Unidos observa con preocupación los continuos intentos de la República Popular China de intimidar a sus vecinos, incluido Taiwán».

«Instamos a Pekín a que cese su presión militar, diplomática y económica sobre Taiwán. Nos pondremos del lado de amigos y aliados para promover nuestra prosperidad y seguridad comunes en la zona del Indo-Pacífico y esto incluye el fortalecimiento de nuestros vínculos con la Taiwán democrática», disparó la cancillería.

El tema de la reunificación se repite a menudo en los discursos oficiales de Xi Jinping y en círculos diplomáticos se teme que el presidente chino pueda aumentar la tensión en el Estrecho de Taiwán este año, con motivo del centenario de la fundación del Partido Comunista.

El nuevo secretario de Estado norteamericano, Anthony Blinken, que debería ser confirmado en breve, comparte la línea dura de Trump contra China, aunque con diferentes métodos e involucrando aliados.
Blinken, el Departamento de Estado y el Consejo de Seguridad nacional ya han trazado otras líneas de política exterior: fortalecer y ampliar los acuerdos «abrahámicos» entre Israel y los países árabes (hoy el estado judío inauguró la apertura de su embajada en Abu Dhabi), un acuerdo «más fuerte y duradero» con Irán sobre energía nuclear, una «nueva estrategia» contra la amenaza de Corea del Norte, la revisión del acuerdo de paz firmado por Trump con los talibanes en Afganistán, el relanzamiento de la OTAN y relaciones con los aliados europeos.

Pero sin renunciar a algunas de las políticas comerciales de Trump de «Estados Unidos primero», como el «Buy America» que Biden fortalecerá el lunes, con otras órdenes ejecutivas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *