Mundo

ITALIA: El primer ministro ganó un voto de confianza, pero espera una prueba más dura este martes

Giuseppe Conte sorprendió al ganar en la Cámara de Diputados luego de que un socio menor renunciara a su coalición y abriera una crisis política en medio de la intensificación de la pandemia del coronavirus.

El primer ministro de Italia, Giuseppe Conte, ganó un voto de confianza crucial en la Cámara de Diputados este lunes, aferrándose al poder después de que un socio menor renunciara a su coalición y abriera una crisis política en medio de la intensificación de la pandemia del Covid-19. Si hubiera perdido la votación, se habría visto obligado a dimitir.

Después de su llamado a la oposición y a los legisladores no alineados para que lo respalden tras la salida la semana pasada del partido Italia Viva de Matteo Renzi, el gobierno de Giuseppe Conte ganó la votación en la Cámara baja por 321 a 259. El margen fue más amplio de lo esperado y le dio al gobierno una mayoría absoluta en una cámara de 629 escaños.

Giuseppe Conte enfrentará una prueba más dura el martes en el Senado, donde el gobierno tenía sólo una pequeña mayoría cuando Italia Viva todavía era parte de la coalición. Con el objetivo de atraer a los legisladores centristas y liberales, el primer ministro de Italia prometió renovar su agenda política y reformar su gabinete, diciendo que quería modernizar Italia y acelerar la implementación de un plan de recuperación para la economía golpeada por la recesión.

«Pido un apoyo claro y transparente, basado en la fuerza y ​​claridad de la propuesta», comentó Giuseppe Conte, condenando al pequeño partido Italia Viva por abandonar la coalición de 17 meses. «Seamos francos, no podemos deshacer lo sucedido, no podemos recuperar la confianza que es condición esencial para trabajar juntos. Ahora tenemos que pasar la página», declaró, aparentemente cerrando la puerta a cualquier reconciliación con Matteo Renzi.

Italia Viva aseguró que se retiró del gabinete porque no estaba de acuerdo con el manejo de la pandemia del coronavirus y las crisis económicas. Sin mencionar a Matteo Renzi por su nombre, Giuseppe Conte afirmó que no había «justificación plausible» para su salida, que corría el riesgo de dañar a Italia en un momento en que era presidente del grupo G20 de las principales economías mundiales.

Los costos de endeudamiento de Italia aumentaron el lunes debido a la inquietud de los mercados financieros por la crisis política, pero las compras a gran escala de activos italianos por parte del Banco Central Europeo han evitado una venta masiva. La atención ahora se centra en la votación del martes en el Senado, de 321 escaños. El resultado es muy incierto, pero la mayoría de los observadores esperan que Giuseppe Conte gane gracias a las ausencias y abstenciones, aunque no alcance la mayoría absoluta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *