Deportes

FOOTGOLF: Matías Perrone, el “revolucionario de la pelota”, la historia del campeón del mundo de este deporte

Autodenominado como “un enfermo de la pelota”, este sanisidrense la rompe con la número 5 en los campos de golf y se quedó con la gloria superando a cracks como el Ratón Ayala. Además, cuenta con un costado solidario bien futbolero.

La vida de Matías Perrone cambió para siempre el 25 de mayo del 2012: una tormenta hizo que no pudiera jugar al fútbol como lo hacía cada semana y probó suerte en un torneo de footgolf que llevaba al ganador al Mundial de la disciplina a disputarse en Hungría.

El deporte consiste en jugar con una pelota de fútbol 5 en un campo de golf y, en lugar de palos, el competidor debe afinar la puntería con su pierna hábil para meter la pelota en un hoyo en la menor cantidad de tiros posibles.

Aquel día y tras 9 hoyos que lo consagraron, comenzó la carrera de un talentoso futbolista amateur que tocó el cielo con las manos en Marrakech, Marruecos, al convertirse en campeón del mundo allá por diciembre del 2018.

Matías Perrone, campeón mundial de Footgolf

Autodenominado como “un enfermo de la pelota”, Matías se lucía en cada partido que disputaba ya sea en fútbol 11, 7 o 5 y además era capitán de su equipo. Y en el footgolf, no podía ser la excepción: “Sirve haber jugado a la pelota durante toda la vida. Pero de todas formas, creo que el argentino promedio tiene incorporado lo que es patear una pelota. Por eso se vuelve mucho más fácil que el golf para empezar. Pero después, al jugarlo y competirlo al máximo nivel, te das cuenta que de fútbol hay algo pero hay mucho más de otras cosas como la planificación, la cabeza y estar tranquilo en momentos de tensión”.

Como en el fútbol, que puede diferenciarse a groso modo entre ‘talentosos y rústicos’, el deporte que apasiona a este sanisidrense también tiene sus estilos: “Pese a que todos pateamos la pelota con diferentes técnicas, hay diferencias incluso en el juego. Hay jugadores más arriesgados, que atacan más, y otros más conservadores. Yo arranqué siendo más inconsciente porque como digo siempre ‘era un futbolista jugando al footgolf’. Con el correr del tiempo, ya podía decir que era un footgolfista. Esto no es sólo fútbol, no es sólo golf sino que es una combinación que hay aprender a jugarla y saber que hay momentos para ser conservador y otros para atacar. La clave es tomar las decisiones correctas para evolucionar en el deporte”.

Y como toda actividad deportiva, tiene su preparación. En este caso, el “Roña” cuenta cómo llegó a ser el mejor en la disciplina que tiene alrededor de 11 años de vida: “Todo depende del tiempo y la prioridad que le das. La mía consta de entrenar, que tiene que ver con jugar rondas en el campo de footgolf así como también ir a un descampado para practicar distancias y conocer uno mismo con qué técnica llegas a determinados metros. Pero también entendí que este juego dependía de la toma de decisiones y estar tranquilo. Por eso, ya hace siete años que practico yoga y meditación. En cuanto a lo físico, también entreno mucho las partes del cuerpo que involucran al deporte y hasta tomé clases de golf para conocer más y poder adaptar algunos conceptos”.

Ser el mejor de todos no es para cualquiera y Perrone lo consiguió. Ante la consulta sobre cómo se llega a la cima, aseguró: “Mi preparación hizo que me sintiera confiado para que, si me tocaba tener esos días perfectos necesarios para consagrarme, pudiera estar más cerca de la gloria que mis rivales. Hice todo lo que tenía a mi alcance para mejorar mi rendimiento porque, como digo siempre, ‘no vivo del footgolf pero vivo para el footgolf’”.

Y la victoria en Marruecos tuvo un sabor muy especial por haber competido con Roberto Ayala, un emblema de la Selección argentina y con una excelente carrera en nuestro país y en Europa. “El Ratón le dio un valor muy importante al deporte pero él también entendió que no era fútbol y, más allá de su talento para golpear la pelota, fue el primero en preguntar y aprender de quienes veníamos jugando hace algunos años. Entrenó como uno más y eso es lo más destacable: una figura del fútbol mundial tuvo la humildad de ponerse a nuestra altura y conocer junto a nosotros cuáles eran los secretos y las acciones para ir mejorando. Mal no le fue porque, a poco de empezar a jugar, terminó tercero en el Mundial. Igualmente, yo siempre digo que no le gané al Ratón sino que le ganamos a la cancha. Algunos más y otros menos. A mí me tocó ganarle por mayor cantidad de golpes y me consagró como campeón del mundo”.

Matías Perrone, campeón mundial de Footgolf

En cuanto a lo que viene, uno de los referentes a nivel mundial del deporte aseguró: “Me gusta la competencia y estar a la vanguardia de lo que el footgolf pide. Cada vez son más los jugadores que se suman, tanto en la Argentina como a nivel mundial, por lo que la exigencia aumenta. Ante esto, hay que seguir jugando, seguir evolucionando y ese es mi real objetivo. Mantenerme al nivel de los jugadores top y pelear todos los torneos que juegue. En cuanto al deporte en sí, me gustaría seguir ayudando a su crecimiento porque no tengo dudas que las próximas generaciones podrán vivir del deporte y, por qué no, que haya jugadores profesionales sin tener que hacer otra actividad laboral aparte para poder competir”.

Muchos quizá no conocen la actividad y qué mejor que una de sus figuras para conocer y empezar un deporte distinto pero bien futbolero: “A mí me cambió gran parte de las prioridades en mi vida: me permitió patear la pelota por el mundo, viajar y representar al país en una actividad que ya comenzó las acciones necesarias para, en un futuro, estar en un Juego Olímpico. Es un proceso largo pero que de a poco empieza a cumplir los requisitos. Lo que les diría a quienes tienen intenciones de sumarse es que lo prueben, que no se dejen llevar por una foto o un video porque no hemos aún logrado mostrar el deporte de una manera audiovisual atractiva. Hay una diferencia abismal entre quienes lo prueban y quienes se quedan sentados opinando. Desde mi lugar, invito a que lo conozcan, que se metan en las redes de la Asociación Argentina de Footgolf y se dejen llevar por lo que esto genera: competir y disfrutar con amigos o familia en un campo de golf y con una pelota de fútbol, con todo lo que eso representa para un futbolero. No tengo dudas que se van a terminar enamorando”.

Argentina Campeón Mundial de FootGolf en Marruecos | AAG

Además de su gloria deportiva, Matías Perrone encabeza una movida solidaria muy futbolera llamada “Revolución Pelota” que tiene al balón como protagonista: “Junto a uno de mis mejores amigos, Federico Pería, creamos esta organización civil que nació con un viaje por el continente allá por el 2012. Cargamos una camioneta con unas 70 pelotas de fútbol y nos fuimos a recorrer Argentina, Bolivia, Chile, Ecuador y Perú y, en cada potrero que veíamos al costado de la ruta, parábamos y dejábamos una. Creemos que no podemos cambiar el mundo pero una pelota puede generar una hermosa interacción entre quienes pueden jugar en esos lugares. Ahí surgió Revolución Pelota. Después tomó entidad y hoy es un proyecto que funciona gracias a un montón de gente que se sumó y marcas que nos ayudan. Se trata de eso: de llevar pelotas a los lugares más humildes, a lugares donde más se lo necesita y el objetivo no sólo es dejar la pelota sino también transmitir los valores que conllevan el fútbol. Nos moviliza la posibilidad de que los chicos puedan estar en un campito jugando y no estar en otro lado, sobre todo hoy, donde los pibes y pibas tienen un montón de cosas con las que poder distraerse. Estamos convencidos que, donde hay una pelota, hay miles de pibas y pibes corriendo atrás y divirtiéndose. El proyecto forma parte de un movimiento social llamado MAS, que involucra la idea de ayudar a los demás y Revolución Pelota tiene que ver con generar algo social con una pelota en el medio, que es lo que me apasiona”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *