Gremios y Sindicatos

La CGT defendió el sistema de salud «que es modelo en el mundo» y pidió fondos para fortalecer a las obras sociales

La CGT se pronunció por la necesidad de «consolidar y fortalecer» a las obras sociales para adecuarlas a «los actuales y futuros desafíos», y sostuvo que «los derechos inalienables como la salud deben ser defendidos sin banderías políticas para que todos los ciudadanos puedan continuar accediendo a un sistema que es modelo en el mundo».

La «mesa chica» de la CGT deliberó hoy durante más de dos horas sobre la incertidumbre que tienen frente a los cambios que busca hacer el gobierno nacional en el sistema de salud y emitió un documento oficial que difundió a través de sus redes.

En el encuentro en la sede porteña de UPCN, participaron el anfitrión Andrés Rodríguez, Héctor Daer, Carlos Acuña, Armando Cavalieri, Omar Maturano, Antonio Caló, José Luis Lingeri, Gastón Frutos y Rubén Pronotti, secretario adjunto del gremio de la construcción, en representación de Gerardo Martínez.

En el comunicado titulado «La salud de los trabajadores», la CGT aseguró que la pandemia de coronavirus «puso en crisis a los sistemas de salud del mundo entero» y que «nuestro país no estuvo exento de zozobras y tensiones».

A su vez, afirman que se demostró «la solidez y el nivel de cobertura de uno de los sistemas de salud más solidarios del mundo, y también la necesidad de dotarlo de suficientes fondos para garantizar la salud del conjunto».

«Los trabajadores recibieron en tiempo y forma adecuada la atención que requirieron, sin límites, cualquiera haya sido la complejidad de su afección, lo que evidenció los cimientos solidarios del sistema de obras sociales, que están más sólidos que nunca. Hay que continuar consolidándolo y fortaleciéndolo», puntualizó la central obrera.

La central añadió que también adaptó de forma rápida sus estructuras para proporcionar «respuestas eficientes»; detalló que «la pandemia multiplicó de manera exponencial los costos de atención en los centros médicos propios y los gastos de contratación de clínicas y sanatorios privados», y que «los ingresos de las obras sociales mermaron año tras año a medida que se producía el deterioro del poder de compra de los salarios».

«Fueron los trabajadores quienes con sus aportes compensaron las caídas de recaudación y los costos adicionales que generó la pandemia en las obras sociales, sin aportes extra. Los egresos crecieron desproporcionadamente por las nuevas prácticas, los remedios de última generación y la innovación en estudios y técnicas de diagnóstico», detalló.

Además, sostuvo que «la infraestructura de las obras sociales, los hoteles de turismo social, los polideportivos recreativos, los institutos de capacitación y otros espacios fueron reconvertidos para atender y contener a los trabajadores y sus familias», y aseguró que como nunca antes «la salud fue el foco principal de atención y también fue por demás evidente la necesidad de ampliar el financiamiento genuino para garantizar la atención».

Para la CGT, «fue determinante la acción del Gobierno para asistir a todos los sectores económicos productivos, y proteger a los trabajadores en actividad y a los ciudadanos que no estaban vinculados al mundo laboral», continuó el documento.

Por último, la central obrera aseguró que también «colapsaron los sistemas sanitarios de las grandes potencias» y que «los profesionales de la salud en muchos países desarrollados se enfrentaron con el dilema ético de tener que elegir a qué ciudadanos había que dejar morir ante la ausencia de insumos vitales», aseveró el documento, que ante esa realidad realzó «el sistema solidario y único de las obras sociales sindicales».

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *