Argentina

MENDOZA: no acatará ningún toque de queda sanitario.

Si el decreto que prepara el presidente intenta cerrar todo el país, Mendoza se amparará en que las políticas sanitarias no son facultades delegadas. Intimidades de las conversaciones entre los gobernadores y el presidente.

El presidente Alberto Fernández negocia con gobernadores e intendentes desde el miércoles y contrarreloj los términos del «toque de queda sanitario» con el que busca restringir desde hoy y de modo drástico la circulación nocturna en todo el país. Intenta así reducir el nivel de contagios de coronavirus que volvieron a dispararse con mucha fuerza en la Provincia de Buenos Aires, la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y especialmente en el AMBA. También en algunas provincias del norte y de la Patagonia.

La idea de Alberto Fernández, apoyada por el gobernador bonaerense Axel Kicillof y el concierto de los gobernadores peronistas es la de cerrar absolutamente de 23:00 a 06:00 las actividades en todo el país y detener a las personas que estén circulando a menos que sean servicios esenciales, y además secuestrar vehículos. Pero se encontró con la resistencia de intendentes de la Costa, especialmente de Pinamar Martín Yeza (Cambiemos) y el de Mar del Plata Guillermo Montenegro (PRO), que piden «persuadir» en vez de prohibir.

Las imágenes de fiestas multitudinarias en la costa argentina, y en los centros turísticos, con miles de jóvenes apiñados en reuniones masivas sin distanciamiento ni tapabocas, son un problema sin solución para el gobierno, mientras los casos crecen sin parar desde el incomprensible velorio multitudinario de Diego Maradona y las marchas a diario hasta fin de año. Ahora, el problema son las fiestas, y el descontrol sanitario.

De todos modos, mientras se espera un nuevo decreto con un «toque de queda sanitario» sobre el que hay mucha especulación y poca información, las resistencias más importantes a un esquema de prohibiciones son de Córdoba, la CABA y Mendoza. Detrás de la rebeldía de los gobernadores Juan Schiaretti y Rodolfo Suarez, y el jefe de gobierno porteño Horacio Rodríguez Larreta, hay una historia que contar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *