Mundo

CHINA: Decepción, pues no le facilita a la OMS investigar el inicio del coronavirus.

Los responsables chinos no otorgaron las autorizaciones necesarias para que un equipo de expertos de la Organización Mundial de la Salud lleguen al territorio.

Este miércoles desde China indicaron que las negociaciones con la Organización Mundial de la Salud (OMS) continúan, mientras un equipo de esa agencia de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) que debe investigar sobre el origen de la pandemia aún espera los visados necesarios. Aunque desde el gigante asiático aseguraron que la demora no se debe solamente a una cuestión burocrática.

«La pandemia del coronavirus en el mundo es aún muy grave, y China también hace todo lo posible para prevenirla y controlarla», afirmó Hua Chunying, una vocera del ministerio de Relaciones Exteriores, ante la prensa, según destacó AFP. Además, agregó que no se trata «solo de una cuestión de visados» la demora.

La vocera precisó que China y la OMS continúan las discusiones sobre «la fecha precisa y las modalidades de la visita del grupo de expertos». A un poco más de un año del descubrimiento de los primeros casos en la región china de Wuhan, diez conocidos científicos, elegidos por la Organización Mundial de la Salud tras un largo proceso de selección, tiene que ir a China para intentar hallar el origen del virus y así saber cómo se transmitió al hombre.

Pero está visita es ultrasensible para el régimen chino, preocupado de despegarse de toda responsabilidad de la pandemia del coronavirus que ya ha dejado más de 1,8 millones de muertos en el mundo. El martes, el jefe de la OMS anunció que el equipo encargado de la investigación estaba en camino hacia China pero que no había recibido las autoridades necesarias, y aseguró estar «muy decepcionado».

«Hoy nos han informado que los responsables chinos no han terminado las autorizaciones necesarias para la llegada del equipo a China», declaró Tedros Adhanom Ghebreyesus a los periodistas. «Estoy muy decepcionado por esta noticia, pues dos miembros ya iniciaron el viaje y otros no pudieron salir en el último momento», añadió.

Aunque China ha logrado prácticamente erradicar la enfermedad en su territorio, no ha podido evitar las acusaciones recurrentes del presidente estadounidense Donald Trump de propagar el «virus chino» por todo el mundo, o incluso de haberlo dejado escapar de un laboratorio de virología en Wuhan, la ciudad del centro del país donde apareció a finales de 2019.

Signo de nerviosismo, las autoridades chinas condenaron la semana pasada a cuatro años de prisión a una periodista ciudadana, Zhang Zhan, que había cubierto la cuarentena en Wuhan. Las autoridades también expresaron sus dudas sobre el origen chino del virus, a pesar de que inicialmente apuntaron a un mercado de Wuhan donde se vendían animales vivos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *