Argentina

NACION: Tensión en diplomacia, quién es Sabino Vaca Narvaja, el nuevo embajador en China.

El funcionario reemplazará a Luis Kreckler, tras las polémicas por el acceso a las vacunas chinas contra el coronavirus.

El Gobierno nacional tomó una sorpresiva medida que ha generado tensión en la Cancillería, ya que Alberto Fernández decidió desplazar de su cargo al embajador en China, Luis Kreckler, y designó en su lugar a Sabino Vaca Narvaja. Esta iniciativa se tomó luego de las dificultades que tuvo Argentina para acceder a las vacunas chinas contra el coronavirus.

Vaca Narvaja se desempeñaba, hasta el momento, como representante especial para la Promoción del Comercio y de las Inversiones en la citada sede diplomática. Además, es conocido por ser hijo de Fernando Vaca Narvaja, uno de los fundadores de Montoneros, y hermano de Camilo, ex pareja de Florencia Kirchner y padre de Helena, la nieta de la vicepresidenta Cristina Kirchner.

El licenciado en Ciencias Políticas es un apasionado de China y desde hace años trabaja y estudia las relaciones bilaterales con Argentina del gigante asiático. Arribó al país el 29 de mayo pasado, en uno de los vuelos especiales que Aerolíneas Argentinas realizó en el marco de la denominada «Operación Shanghai» a través de la que trasladaron equipamiento e insumos médicos al país para luchar contra el coronavirus.

Al poco de su arribo comenzó a trabajar junto a Kreckler para intentar «reorientar el diálogo político y a la vez establecer un plan de cooperación económica». En este sentido, el desplazamiento del diplomático le abrió la puerta para quedar al frente de la embajada y así finalmente negociar con el Gobierno para comprar millones de dosis de la vacuna Sinovac.

«Necesitamos recuperar la senda de desarrollo sobre la base del crecimiento económico, la creación de empleo, la inclusión social, el desarrollo científico-tecnológico y el progreso federal, y China será muy importante en ese proceso», aseguró Vaca Narvaja en una entrevista tiempo atrás. Cabe destacar que el funcionario llega a la embajada china con el «visto bueno» del presidente pero con el impulso determinante de Cristina Kirchner.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *