Argentina

SALTA: Viaje familiar, iba en camioneta con sus dos pequeños hijos y más de 62 kilos de cocaína

Una mujer que se trasladaba junto a sus dos hijos de dos y cuatro años en una camioneta en la que ocultaba más de 60 kilos de cocaína fue detenida durante un control vial en la provincia de Salta, y la Justicia le otorgó la prisión domiciliaria, informaron hoy fuentes del Ministerio de Seguridad de la Nación y judiciales.

El procedimiento ocurrió ayer a la mañana en la intersección de las rutas nacional 9 y 34, en la localidad salteña de El Naranjo, donde personal de Gendarmería Nacional (GNA) perteneciente al Escuadrón 45, realizaba controles de rutina.

Según indicaron los voceros, en ese momento detuvieron la marcha de una Fiat Toro manejada por una mujer que viajaba con sus hijos de dos y cuatro años y, al revisar los papeles del vehículo, los gendarmes notaron expresiones de nerviosismo por parte de la conductora.

Por este motivo, los uniformados le solicitaron a la mujer que ingresara la camioneta a la playa de control, para utilizar una rampa y profundizar la requisa.

En esas circunstancias, los gendarmes detectaron en el sector inferior del vehículo una chapa ubicada entre el tanque de combustible y el soporte de la rueda de auxilio, que indicaba que se trataba de un compartimiento oculto.

Además, observaron que la estructura de la caja del rodado tenía rastros de masilla, pintura y soldaduras que parecían haber sido colocadas recientemente.

Por ese motivo, desmontaron la mencionada chapa y allí descubrieron un doble fondo en el que había 75 paquetes rectangulares que contenían un total de 62,565 kilos de cocaína, precisaron las fuentes.

Horas después se llevó a cabo una audiencia de formalización de la investigación penal, a cargo de la jueza federal de garantías 2 Mariela Giménez, y en la que la auxiliar fiscal Paula Gallo, de la Unidad Fiscal Salta, imputó a la mujer que conducía la camioneta del delito de transporte de estupefacientes.

Según informó el sitio institucional www.fiscales.gob.ar, Gallo además requirió un plazo para la investigación de 60 días corridos y solicitó una autorización para que se llevaran a cabo una serie de pericias técnicas pendientes.

En cuanto a las medidas de coerción, la funcionaria judicial solicitó el arresto domiciliario de la acusada, ya que pudo constatar a través de un informe ambiental que residía en una vivienda junto a sus dos hijos, y que al ser menores de cinco años se contemplaba el beneficio para la imputada.

Sin embargo, requirió que el control del arresto domiciliario de la mujer sea realizado por la fuerza de seguridad más cercana al domicilio y que se autorice la aplicación de una pulsera electrónica.

Finalmente, la jueza Giménez avaló el pedido de la fiscal sobre la prisión domiciliaria de la imputada, aunque advirtió que se trata de “un delito gravísimo”, ya que es “un tóxico nocivo y perjudicial para salud”, y ante “cualquier incumplimiento se procederá a la inmediata revocación” del beneficio.

Por último, la magistrada autorizó la aplicación de una pulsera electrónica y la intervención del Ministerio Pupilar, ya que es una obligación del Estado velar por los intereses de los hijos de la acusada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *