Argentina

NACION: A pedido de Alberto Fernández, el canciller Felipe Solá desplazó al embajador argentino en China, Luis Kreckler

La decisión se debe al fracaso en las gestiones para comprar vacunas contra el coronavirus.

A pesar del optimismo que reina en el oficialismo, por la llegada de unas 300.000 dosis de la vacuna rusa conocida como Sputnik V, el presidente Alberto Fernández le pidió al canciller Felipe Solá que desplace al embajador argentino en China, Luis Kreckler. La decisión, con la que hasta la vicepresidenta estuvo de acuerdo, se debe al fracaso en las gestiones para comprar la vacuna contra el coronavirus de ese país asiático.

Según consignó la agencia de noticias NA, el decreto será publicado en las próximas horas en el Boletín Oficial. De acuerdo a lo que aducen fuentes oficiales, Luis María Kreckler habría tomado una controvertida decisión en el marco de la preocupación del Estado argentino por hacerse de más vacunas contra el COVID-19. Pero en un contexto como el descripto, el embajador se tomó un descanso en la exclusiva isla de Hainan.

Esta suerte de vacaciones se dieron en el momento en el que el Gobierno exigía acelerar las negociaciones para comprar 15 millones de dosis de la vacuna Sinopharm Group, la cual desarrolla el laboratorio Elea Phoenix. No obstante, Kreckler desestimó cualquier posibilidad de que algo como lo relatado haya ocurrido, al tiempo que afirmó que estaba a disposición del Gobierno argentino.

Sin embargo, la decisión del oficialismo ya está tomada y se hará oficial en las próximas horas. Luego de que se emita la orden de desplazamiento, Kreckler contará con unos 45 días para mudarse desde Beijing a Buenos Aires. Cabe mencionar que cada vacuna china está cotizada en USD 20 pero estaría disponible comercialmente recién a fines de marzo del año que viene, justo para el momento en el que deben volver las clases.

Con este escenario, de momento Argentina solo cuenta con las 300.000 dosis de la vacuna rusa Sputnik V, que arribaron a nuestro país cerca del mediodía al Aeropuerto Internacional de Ezeiza. En este marco, no se encuentra cerrado el acuerdo con Pfizer y se atrasó la producción de AstraZeneca-Oxford. Con este panorama, aparece lejana la posibilidad de contar con la mayor parte de la población vacunada a mediados del 2021.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *