Argentina

MENDOZA: La violencia brutal que debe tener explicación

Eran diez. Y unos 50 de soporte. No mucho más. Pero por unas horas fueron los dueños y señores de Mendoza. El ataque tuvo una matriz parecida a los últimos seis o siete ocurridos en Mendoza. Incluyendo los incidentes posteriores a las movilizaciones masivas por la 7722, un año atrás.

Anoche, grupos de lúmpenes con auxilio de oportunistas aprovecharon el dolor genuino por el crimen horroroso de la adolescente Florencia Romano, para destrozar las sedes y los símbolos de la democracia de Mendoza. Y no hubo Estado ni funcionarios ni poder político ni institucional para auxiliar al puñado de policías que trataba de defender la Legislatura.

La política de Mendoza pero especialmente el gobierno deben explicar qué pasó. Por qué el Estado no reaccionó para defender los símbolos cívicos de la provincia y a los mendocinos de bien, permitiendo que los vándalos manipulados por intereses oscuros y antidemocráticos arrasaran con todo. Tendrán que decir si hubo órdenes de no reprimir la violencia y de retirar los vallados. Por qué se notó tanto la inacción. Por qué permitieron que montados en una manifestación genuina, grupos de salvajes armados con mazas, piedras y bombas molotov atacaron gobierno, justicia y Legislatura.

Ningún enojo justifica la violencia orquestada como la que vimos anoche. El gobierno no puede ni debe paralizarse por temor a desbordes mayores. Debe reaccionar porque los grupos minúsculos que todos conocemos y sabemos por cuenta de quiénes trabajan, no pueden destrozar a sus anchas lo que significamos como sociedad democrática.

Los alertas estaban en la calle desde temprano. «Que Arda Mendoza» dijeron y trataron de cumplir. Casi lo consiguen y no llegaban ni los bomberos.

No se entiende por qué les permitieron cumplir con su cometido ilegal, patotero, lumpen, y profundamente antidemocrático.

Alguien debe explicar por qué pasó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *