Mundo

NORUEGA aprobó un proyecto para almacenar dióxido de carbono del Mar del Norte.

El gobierno noruego financiará el 80% de la primera etapa. «Es importante para lograr los objetivos del Acuerdo de París», apuntaron desde el Ejecutivo.

Este martes se aprobó en Noruega un proyecto para capturar y almacenar dióxido de carbono (CO2) bajo el Mar del Norte, con tecnología que podría ayudar a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero. El día después de que los legisladores noruegos dieran su visto bueno, el gobierno acordó el martes financiar 80% del costo de 650 millones de euros (790 millones de dólares) de la primera etapa del proyecto.

El proyecto Northern Lights tiene por objeto inyectar CO2 en formaciones geológicas situadas a 2.600 metros por debajo del fondo marino, donde debería quedar atrapado permanentemente. Inicialmente, el proyecto pretende capturar y almacenar 1,5 millones de toneladas de CO2 al año a partir de 2024, pero podría ampliarse hasta 5 millones de toneladas al año, informó AFP.

«La captura y el almacenamiento de carbono es importante para lograr los objetivos del Acuerdo de París», para limitar el aumento de las temperaturas mundiales mediante la reducción de las emisiones de carbono, dijo la ministra de Petróleo y Energía, Tina Bru.

Hasta ahora, los costos prohibitivos frenaron la captura y el almacenamiento de carbono como tecnología, aunque hubo una serie de proyectos anunciados en los últimos años. Pero si bien puede ayudar, muchos ecologistas lo ven como una falsa solución, ya que justificaría mantener la producción contaminante.

La empresa noruega de petróleo y gas Equinor, la francesa Total y la angloholandesa Shell son socios en el proyecto, que inicialmente tomará CO2 licuado de una planta de cemento y lo transportará por barco al sitio de inyección. Un incinerador de Oslo también podría suministrar CO2 en el futuro.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *