Deportes

HANDBALL: A las Guerreras les faltó un gol para optar a las semifinales. España 25 – Francia 26

Pagó su pésima primera parte ante Francia, y se repitió la historia de encajar una derrota dolorosa que deja sin opciones de semifinales.

Lamentablemente la historia entre Francia y España se repite de manera reiterada y en todos los torneos en que se cruzan sus caminos. Esta vez 25-26 (10-16) y adiós a todas las opciones de pelear por las medallas. Las subcampeonas del Mundo sólo pueden mirar a competir por el quinto puesto. La primera mitad de las españolas fue tan pobre que la reacción no tuvo premio.

Esta vez, como siempre, Francia impuso su físico, su potencia, su fuerza, su velocidad. De alguna manera intimida, cambia la manera de jugar de España, y marca las distancias. También parecía que tenía tan estudiadas a las Guerreras que siempre estaba donde iba a llegar la atacante española, y el equipo español cedía posesiones y de esa manera iban marcando las distancias minimizando a las de Carlos Viver. España no jugaba, apenas se sostenía, era maltratada por Francia, no había capacidad de hacer algo diferente para persuadir a las rivales en mantener su ritmo.

Lo que ocurrió en la segunda parte fue una reacción extraordinaria con jugadoras con las que hasta ahora se contaba menos. Mediada esta segunda mitad, con una primera línea inédita, con tres jugadoras diestras y centrales, Carmen Campos, Alicia Fernández y Silvia Arderíus, y con Kaba Gassama en el pivote, el balón empezó a circular con otro sentido, se comenzó a restar, y Francia sacaba la lengua pidiendo aire y en el minuto 50 (20-21) había partido.

Pero era Francia, y a España, que nunca llegó a ponerse por delante, le faltó un gol, quizá el de Marta López que no subió al marcador por décimas de segundo al final de la primera parte, o el balón que Leynaud le sacó no se sabe cómo a Carmen Campos a dos minutos del límite, o el único penalti que falló Carmen Martín en lo que va de campeonato, autora de nueve goles que la convierten en la tercera máxima goleadora histórica de los Europeos de 195 tantos.

Alguna jugadora, al menos, llamó la atención a Carlos Viver, para meterse en la cabeza del seleccionador más allá que para aplaudir en el banquillo, y aunque quedan dos encuentros y ya no hay posibilidades de estar en liza el fin se semana que viene, acabar este Europeo con buen saber de boca y saber que todas pueden aportar es lo más positivo en esta nueva derrota ante una selección que parece el típico hueso de pollo que siempre se nos atraganta, por más cuidado y atención que pongan las chicas españolas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.