Mundo

USA: Biden eligió primer afroamericano jefe de Pentágono

WASHINGTON, Aunque era esperado el nombramiento de la primera mujer en la historia al frente del Pentágono, Joe Biden, según los avances de los medios de comunicación, se decidió por el primer afroestadounidense en el rol de secretario de Defensa, el general retirado Lloyd Austin, de 67 años, excomandante de las tropas estadounidenses en Irak.

Una elección aplaudida por la comunidad negra pero también destinada a suscitar diversas críticas.

Especialmente por la decisión de confiar el trabajo a un exmilitar tal como hizo Donald Trump con James Mattis, en lugarde devolver el Departamento a un civil en señal de un regreso a la normalidad.

Biden, a pesar de la presión del lobby afroestadounidense, parece haber quedado realmente impresionado por Austin durante las diversas audiciones vía zoom en las últimas semanas.

Y no solo por su competencia, sino sobre todo por su carácter: tímido, tranquilo, reservado, refractario al uso de
las redes sociales, a años luz de la actitud de estrella del rock de algunos de sus antecesores, comprometidos en gran parte en la promoción de los suyos. Como David Petraeus, que dirigió el Pentágono en la administración de Barack Obama.

Así, el bajo perfil de Austin, ligado a una enorme profesionalidad, habría convencido al presidente electo de Estados Unidos más que cualquier otra evaluación.

Sin embargo, Biden tenía otro nombre sobre la mesa de nivel absoluto: el de Michele Flournoy, una veterana del Pentágono que parecía destinada a romper el techo de cristal al frente de los más de 1,3 millones de militares estadounidenses.

Austin se retiró en 2016, después de 41 años de servicio en los que alcanzó las alturas militares más altas como nunca antes un afroamericano lo había logrado, liderando las tropas estadounidenses en Irak en 2010, pero también desempeñando el papel de subjefe de personal y alto gerente del Comando Central de Estados Unidos, responsable de las operaciones en Irak, Siria, Yemen y Afganistán.

El papel del general Austin fue notable en la derrota del grupo yihadista Estado Islámico (EI o ISIS por sus siglas en
inglés): fue él, de hecho, quien, entre otras cosas, desarrolló el plan de Barack Obama para proporcionar, por primera vez, directamente armas y municiones a los rebeldes sirios comprometidos en la lucha contra el Califato, un movimiento que culminó con la reconquista de Raqqa.

Su nombramiento para pasar al Senado necesitará, como lo fue para Mattis, una exención del Congreso, ya que deben haber pasado al menos siete años desde su retiro para que los militares ocupen cargos en la administración.

También se espera el último nombramiento importante para Biden esta semana: el de Ministro de Justicia.
Entre las favoritas, están dos mujeres que formaron parte de la administración Obama: Sally Yates, de 60 años, y Lisa Monaco, de 52 años.

Como fiscal federal en funciones, Yates fue despedida por Trump después de que ella cuestionara la legalidad de la
prohibición de inmigración impuesta este fin de semana por la nueva administración.

Mónaco fue fiscal federal y se desempeñó como Asesor de Seguridad Nacional del expresidente Obama. Pero incluso aquí no se excluyen las sorpresas de última hora, siendo el nombre del exdirector de la CIA Michael Morell entre las posibles opciones.

Mientras tanto, el presidente estadounidense, Donald Trump, continuó con su improbable batalla para revocar el resultado de la votación.

El día en que se cerraba la ventana de apelaciones legales, Texas presentó un recurso ante la Corte Suprema contra los cambios en los procedimientos de votación en las últimas elecciones en Georgia, Michigan, Pensilvania y Wisconsin.

Así, pidió bloquear los votos de los distritos electorales en estos cuatro estados (62 votos), así como posponer la reunión del 14 de diciembre en la que el mismo colegio fue convocado para elegir formalmente al presidente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.