Mundo

VENEZUELA: Llamado a las urnas pleno de contradicción

«Nadie reconocerá resultados elecciones fraudulentas», Guaidó

CARACAS,  Venezuela enfrenta un domingo de tensión con las elecciones legislativas con las que el gobierno de Nicolás Maduro busca legitimación, mientras la oposición habla de «fraude» y llama a desconocerlas.

El líder opositor Juan Guaidó, presidente de la Asamblea Nacional, advirtió hoy que con el «fraude» electoral de este domingo Maduro lo que busca es «quitarle» derechos a los venezolanos para seguir «secuestrando el poder».

«Lo que está en juego mañana es la interlocución legítima del pueblo, la defensa de la democracia, la libertad del país, por eso es tan importante las declaraciones del Congreso de Estados Unidos, además del rechazo del proceso, porque su objetivo no es otorgar derechos a los venezolanos es quitarlos para seguir secuestrando el poder», alertó Guaidó.

El líder fue reconocido por más de 50 países como presidente encargado de Venezuela, un rol que jamás pudo efectivamente ejercer.

Más de 20 millones de venezolanos están habilitados para participar en una elección legislativa histórica para el país, no solo por las medidas sanitarias obligadas por el Covid-19 sino porque escogerán a los integrantes de una Asamblea Nacional que por primera vez pasará a tener 277 diputados.

El nuevo esquema dispuesto por el Consejo Nacional Electoral (CNE) prevé que cada uno de los 24 distritos electorales de Venezuela tenga diputados electos en circunscripciones regionales y nacionales, según su población.

En los más de 14.000 centros de votación distribuidos en todo el país los venezolanos se encontrarán con una máquina de votación modelo EC21, que cuenta con una impresora integrada capaz de emitir, de forma inmediata, un comprobante en papel del voto.

En rueda de prensa, Guaidó sostuvo que «lo que suceda mañana no tiene nada que ver con la legitimidad», porque «ya Maduro tiene claro que nadie va a reconocer ese proceso, como sucedió el 20 de mayo de 2018», cuando fue reelecto en la presidencia.

«Maduro ya se sabe marginado, señalado por delitos de lesa humanidad, si le interesa la legitimidad habría accedido a diferir el proceso por 3 meses», bramó Guaidó.

Pese a todo, en los polémicos comicios participan más de 14 mil candidatos de unos 107 partidos, incluyendo los llamados G4, Voluntad Popular, de Leopoldo López, Primero Justicia de Henrique Capriles, Acción Democrática y

Un Nuevo Tiempo.
Guaidó denunció que esos partidos opositores fueron judicializados y sus mesas directivas entregadas a «diputados comprados por el gobierno», es un proceso, que «el régimen llama electoral, pero que hemos rechazado desde el inicio por no contar con ningún tipo de condiciones».

«Lo de mañana no es una elección para los venezolanos es una elección del PSUV (Partido Socialista Unido de Venezuela, la fuerza gobernante, NDR) para dirimir conflictos», aseveró.

Indicó que «muchos de los que van a participar en el fraude, van obligados y amenazados con que el que no vote, no come».

«Está tan cantado el fraude que ofrecen disparos a los ciudadanos de manera soberbia, obscena», fustigó y recordó que lo que se pide es la designación del Consejo Nacional Electoral por el Parlamento; devolución de los partidos políticos judicializados, derecho a elegir y ser elegido; cronograma electoral y observación internacional.

«Mi situación geográfica el 5 de enero será en Caracas, asumo el riesgo porque el objetivo de la dictadura es aniquilarnos, como se hizo en Cuba o en Nicaragua, pero estaremos desde Venezuela defendiendo la Constitución», sentenció Guaidó.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.