Ciencia y Tecnología

Ciudades del futuro: Las ciudades inteligentes en las que viviremos en el año 2050

Las ciudades del futuro exploran los confines del desarrollo tecnológico y arquitectónico bajo principios de sostenibilidad y ecología. Es posible conocerlas más a fondo a partir de sus características, ejemplos actuales y distintas imágenes de ciudades futuristas.

Las ciudades del futuro son y serán una realidad. Mientras que ya hay centros urbanos con características que los colocan a la vanguardia de las ciudades del mundo, también se están desarrollando proyectos de ciudades futuristas que se posicionarán como ejemplos a seguir de la planificación urbana por los próximos años. ¿Qué características tendrán las ciudades del futuro? ¿Cómo son las ciudades futuristas actuales? Estas y otras cuestiones serán abordadas a continuación.

Así serán las ciudades del futuro
En teoría, las ciudades del futuro deberían resolver las problemáticas en el desarrollo de las ciudades actuales en tanto dichas ciudades del futuro representan una etapa superior de los asentamientos urbanos actuales. En otras palabras, el futuro de las ciudades actuales puede aproximarse desde su presente, así como el presente del mundo en general porque las ciudades son los centros económicos, políticos y sociales de referencia.

En este sentido, es posible identificar algunos de los rasgos característicos de las ciudades en el futuro.

Sostenibilidad y autosuficiencia
La sostenibilidad es un tema crucial en los procesos de planificación actuales, y su presencia entre los Objetivos de Desarrollo Sustentable de la ONU para 2030 es una muestra de ello. A la luz de los efectos del cambio climático y de la huella ecológica que el ser humano ha dejado sobre el planeta, la sostenibilidad y la autosuficiencia son características que los proyectos de ciudades del futuro deben tener presente para recibir financiamiento y aprobación.

La sostenibilidad refiere a la satisfacción de las necesidades actuales sin perjudicar la capacidad de las generaciones futuras para hacerlo. Por ende, la sostenibilidad contempla subcategorías como sostenibilidad social, sostenibilidad económica, y sostenibilidad medio ambiental, que dan cuenta del enfoque holístico del término.

Por su parte, la autosuficiencia es la cualidad de un objeto o ser vivo de garantizar su supervivencia por sí mismo, sin recurrir a elementos externos. En la planificación de ciudades del futuro, la autosuficiencia se relaciona con los mecanismos y medios que le permitirán a la urbe ser autónoma en ámbitos como distribución de alimentos, desecho de residuos, centros educativos y sitios de trabajo, transporte, ocio, etcétera.

En suma, uno de los principios de las ciudades del futuro es que sean entornos amigables con el medio ambiente y sustentables por sí mismas, lo que requiere de una plataforma tecnológica apta y una perspectiva ecológica para el ordenamiento de los esfuerzos. Dichas perspectivas no descartan, por ejemplo, la construcción de ciudades submarinas siempre que estas sean realistas y no perjudiquen el mar.

Tecnología como eje central
El desarrollo tecnológico de los últimos años ha permitido pensar en la posibilidad de elaborar ciudades futuristas. Al momento de pensar en cómo serán las ciudades del futuro, cabe esperar que dichas ciudades contemplen el uso masivo y rutinario de tecnología de punta orientada a facilitar el estilo de vida de las personas.

Cabe esperar que las ciudades del futuro integren plataformas 5G para dar lugar al llamado internet de las cosas, es decir, un estado de interconectividad entre los dispositivos que puedan conectarse a una red de manera que sea posible la transferencia de datos entre unos y otros, lo que ayudaría no solamente al funcionamiento de la urbe, sino también al de los hogares y lugares de trabajo.

La automatización es otra característica tecnológica que se relaciona con las imágenes de ciudades futuristas que se tienen actualmente. La ventaja de una mayor cantidad de procesos automáticos permitiría imprimir a estas ciudades de un mayor orden y puntualidad, y librarían a las personas de la realización de ciertas tareas.

Arquitectura
El paisaje de ciudades como Seúl, Tokio, Songdo y Singapur retrata muy bien qué es una urbe del futuro en la medida que se componen de edificios muy altos y visualmente llamativos al ojo humano. Su arquitectura es acorde al proceso de urbanización que ha experimentado el mundo de unas décadas al presente por razones habitacionales y también económicas.

Lo anterior implica que las casas unifamiliares pasarán a un segundo plano en la medida en que los edificios se incorporen como pieza clave en la organización de los servicios públicos de la ciudad. No obstante, es poco probable que las casas de este tipo desaparezcan por completo.

Transporte
El transporte es otro de los ejes clave de las ciudades del futuro, y pasa por muchas razones. Una de ellas va dirigida a la reducción de las emisiones de dióxido carbono a la atmósfera, que puede contribuir a la contaminación del aire y el aumento de enfermedades respiratorias dependiendo del nivel de Co2 emitido. Por otro lado, la reducción de estas emisiones va de la mano con el desuso de los combustibles fósiles y el empleo de energías alternativas e inofensivas para el medio ambiente

Los coches eléctricos son una solución a ambas cuestiones en tanto se desentienden del petróleo y otras formas contemporáneas de energía para funcionar a partir de electricidad, que es más fácil de generar que los combustibles actuales. Para esto, es necesaria la incorporación de la infraestructura óptima para la recarga de estos vehículos tanto en lugares públicos como privados.

Ciudades del futuro en proyecto
Actualmente hay distintos niveles de desarrollo en lo que ciudades futuristas se refiere. Algunos están próximos a su fecha oficial de inauguración, mientras que otros aún siguen como meras ideas. Sin embargo, todos tienen en común que presentan importantes razones de por qué es mejor vivir en la ciudad, sea en la época que sea.

Masdar, Emiratos Árabes Unidos
Masdar es una ciudad cuya construcción empezó poco más de una década, y que planea inaugurarse en el 2025. Por el momento, en ella solamente viven ingenieros e investigadores, pero es posible visitarla para echar un vistazo a lo que será presentado en unos 5 años.

Se planea que Masdar sea la primera ciudad completamente autosuficiente y con cero residuos en el mundo, lo que la haría un bastión en lo que sostenibilidad se refiere. Aproximadamente 40.000 personas podrán hacer vida en la ciudad, que se planifica también como un centro de reunión para académicos, investigadores y empresas enfocadas en desarrollar tecnología sostenible.

Smart City Viena 2050, Austria
Smart City Vienna es un proyecto conjunto entre la Urban Innovation Viena, universidades, y asociaciones y empresas privadas. La iniciativa empezó en 2011 y fijó su espacio en la ciudad de Aspern.

Ciudades del futuro: Smart City Viena 2050, Austria

Este proyecto de ciudad futura contemplaría 240 hectáreas que albergarían aproximadamente a unas 11.000 unidades familiares, así como espacio para oficinas, fábricas, centros comerciales, colegio y universidades, así como espacios de ocio.

Solo habrá 2.200 plazas de garaje en aparcamientos comunitarios, y esto porque se planea que los habitantes de la ciudad se desplacen en bicicleta, transporte público, patineta o a pie a sus centros de estudio o trabajo, que en la gran mayoría de los casos se ubicarán dentro de la propia ciudad.

Todtown, China
Todtown es un proyecto para renovar parte del distrito de Minhang en Shanghái, China. El proyecto corre a cuenta de la empresa Lead8 sobre un terreno de 740,000 metros cuadrados que tendría hoteles, oficinas, apartamentos, espacios abiertos y un centro comercial.

El proyecto se basa en el concepto del desarrollo orientado al transporte público, que es central en el desarrollo de las siguientes áreas urbanas de China. Partiendo de él, se planea un espacio cómodo y dirigido tanto al tránsito de peatones como de distintas clases de vehículos.

Todtown se diseñó en el 2014 y terminó su primera etapa en 2020. Su inauguración está pautada para 2024.

Smart City Forest Cancún, México
El proyecto Smart City Forest corre a cargo de la firma arquitectónica Stefano Boeri, y que se ubicaría en un bosque de Cancún, México. Es una iniciativa de planificación urbana que cubriría 557 hectáreas y daría hospedaje a aproximadamente a 130.000 habitantes bajo los principios de sostenibilidad y coexistencia con el medio ambiente.

Se espera que esta ciudad sea autosuficiente en su producción energética a partir de un anillo perimetral compuesto de paneles fotovoltaicos, y un canal de agua subterráneo y conectado al mar que permitiría que la ciudad sea irrigada de una manera sostenible. Este es uno de los aspectos clave en la conformación de una economía circular en torno al uso del agua.

Belmont, Estados Unidos
Belmont es el nombre provisional de un proyecto de ciudad futurista que se ubicaría a 50 kilómetros de Phoenix, Arizona. Es un proyecto impulsado por Bill Gates, el fundador de Microsoft, que hizo una inversión de 80 millones de dólares para la construcción de esta ciudad inteligente.

La idea principal es que Belmont sea una comunidad para el pensamiento vanguardista y las profesiones del futuro en un entorno que incorpore infraestructura y comunicaciones con base a la tecnología emergente y que giren en torno a redes 5G que garanticen una velocidad de datos suficiente para la investigación de alto nivel. También incorporará aproximadamente unas 80.000 unidades residenciales.

Karle Town Centre, India
El Karle Town Centre (KTC) es un proyecto en curso de la firma UnStudio ubicado en Bangalore, la capital tecnológica de la India. Está orientado a realzar a la ciudad como un espacio para el desarrollo tecnológico óptimo para las empresas dedicadas a la tecnología de información, pero se espera también que tenga una escena comercial importante para el resto de las personas.

Ciudades del futuro: Karle Town Centre, India

Este proyecto se desarrolla en conjunto con el lago Nagavara, que contará con conexión directa con las líneas del subterráneo. La construcción empezó en el año 2016, y todavía no se tiene una fecha de inauguración.

Oceanix City (ubicación no definida)
Oceanix City es un proyecto de ciudad del futuro que, de concretarse, sería la primera ciudad flotante sobre el agua del mundo. La base del proyecto es que la humanidad está lista para poder vivir directamente sobre el agua, y que hay una manera de hacerlo de manera pacífica y sin perjudicar su ecosistema natural. Por el momento solo es un concepto, y no cuenta con financiación de ninguna clase

Oceanix City no tiene un año de inauguración, pero se sabe que la ciudad albergaría aproximadamente a unas 10.000 personas en un espacio de 75 hectáreas. Se planea bajo las directrices de los Objetivos de Desarrollo Sustentable de la ONU por lo que la canalización de comida, agua, energía y desperdicios constituye uno de sus aspectos clave. De ser exitosa, se volvería el modelo para las siguientes ciudades flotantes de la humanidad.

Ciudades futuristas
Si bien no son ciudades submarinas ni tampoco ciudades subterráneas, hay centros urbanos existentes en la actualidad que pueden considerarse buenos ejemplos de ciudades del futuro y de qué es una ciudad mundial a raíz de sus características arquitectónicas, tecnologías, vialidad, calidad de vida, y otros rasgos de importancia. Diez ejemplos de ellas se revisarán a continuación.

Seúl, Corea del Sur
La ciudad de Seúl es la capital de Corea del Sur y el centro económico del país. Es el resultado de un importante crecimiento y desarrollo infraestructural que convirtió una ciudad empobrecida de mitad del siglo pasado en un abreboca de cómo será el futuro a partir de un paisaje urbano impresionante basado en complejos habitacionales de gran calidad, haciendo a Seúl un ejemplo destacado en lo que desarrollo de ciudades se refiere.

La mayoría de los habitantes del área metropolitana prefieren vivir en los apartamentos de dichos complejos habitacionales que en una casa unifamiliar por considerarlos más seguros, más eficientes energéticamente, y en general una mejor inversión que los primeros. A pesar de que todos son iguales en cuanto a dimensiones, cada familia la distingue con sus preferencias, lo que es un posible adelanto de cómo serán las casas del futuro en 2050.

Barcelona, España
Barcelona es la segunda ciudad en importancia de España, y una de las ciudades inteligentes emergentes en la actualidad. Esto se debe principalmente a su infraestructura tecnológica. Por ejemplo, el alumbrado público se apaga y se enciende dependiendo de si hay peatones en su proximidad gracias al uso de tecnología LED, lo que permite un ahorro en electricidad de 30 millones de euros al año.

Barcelona es además una ciudad hiperconectada gracias a su amplia cobertura Wi-Fi, que permite conectarse inalámbricamente desde plazas, parques y bibliotecas. Este es parte de un proyecto iniciado en el año 2013 y que próximamente espera extenderse al metro y al sistema de autobuses.

Tokio, Japón
Tokio es una de las megaciudades del mundo por ser una de las ciudades más pobladas del mundo en la actualidad, y también de las más dinámicas. Japón es una potencia económica mundial, lo que se percibe al observar los enormes rascacielos que ocupan Tokio y que dan cuenta de su notable desarrollo económico, empresarial y habitacional.

La tecnología tiene un papel crucial en la ciudad. Un ejemplo simple de ello son las máquinas expendedoras, que puede analizar el rostro de la persona, el clima y la hora del día para recomendarle las bebidas más aptas. Por mínima que sea, es una muestra de cómo Tokio es una ciudad que apunta a la automatización, uno de los rasgos principales de la tecnología en la ciudad futurista.

Dubái, Emiratos Árabes Unidos
Dubái representa una interesante aproximación a la ciudad del futuro. Indiscutiblemente la urbe más importante de los EAU, Dubái se compone de proyectos arquitectónicos de envergadura y lugares turísticos que convierten a este centro urbano en un ejemplo de cómo podrían ser las ciudades del futuro en 2050. Uno de estos proyectos es el Museo del Futuro, inaugurado en 2017, y que presenta al público varias innovaciones y avances tecnológicos.

Los enormes ingresos petroleros de los Emiratos Árabes Unidos son una fuente de financiamiento valiosa para Dubái, que en el año 2021 será el espacio para la Exposición Universal, lo que representa una importante oportunidad para que la ciudad dé a conocer sus proyectos al mundo.

Songdo, Corea del Sur
A solo 60 km de Seúl se ubica Songdo, otra ciudad futurista en la actualidad. Songdo es una de las primeras ciudades ecológicas del mundo, con un 40% de espacios verdes y con edificios de una importante calidad ambiental, lo que la convierten en una urbe amigable con el medio ambiente.

Songdo contempla también la tecnología para facilitar el día a día de sus residentes. La mayoría de los apartamentos tienen una pantalla táctil que permite regular el consumo energético, encender y apagar las luces, y vigilar a los niños mientras juegan en el patio. Por otro lado, los desechos de la ciudad son recogidos por aspiradoras que los convierten en energía para la urbe. Estos y otros aspectos hacen ver a Songdo como un fragmento de tecnología del futuro en 2050 que ha viajado a nuestro tiempo.

Singapur, Singapur
La ciudad-estado de Singapur es punta de lanza en lo que tecnología se refiere no solamente en Asia, sino a nivel global. Por ejemplo, es la primera ciudad en el mundo en liberar taxis autónomos, que se han hecho uno con el paisaje citadino. En 2022, el gobierno planea liberar algo similar, pero con autobuses.

Aunque su índice de criminalidad está entre los más bajos de mundo, eso no impidió al gobierno crear “robots policías” para garantizar la ciudad de sus ciudadanos, así como un importante sistema de videovigilancia que se extiende en toda la urbe.

Viena, Austria
La capital austriaca es nombrada año tras año como la ciudad con mejor calidad de vida, lo que se debe a sus condiciones de habitabilidad, transporte, tecnología y la importante presencia de espacios verdes.

Podría decirse que el transporte del futuro se adelantó y llegó primero a Viena. A fin de cuentas, el 50% de los habitantes de la ciudad hacen uso del transporte público, mientras que solo 25% hacen uso de un vehículo privado para desplazarse, lo que habla del transporte público como un medio muy eficiente y accesible para los habitantes de la ciudad.

Recientemente, Viena ha introducido los coches eléctricos a la ciudad para cuidar sus emisiones contaminantes. Las autoridades han preparado su llegada con esmero, instalando puntos de carga rápida para los vehículos y prometiendo además renovar la plataforma de taxis con autos 100% eléctricos.

Reikiavik, Islandia
Reikiavik es la capital de Islandia y también la ciudad más poblada del país. Hasta ahora, es la única ciudad en el mundo con fuentes de energía hidroeléctrica y geotermales 100% renovables, haciéndola líder en energía sustentable y soluciones inteligentes.

Reikiavik tiene un sistema de transporte eficiente que se encuentra apoyado por una aplicación que le permite saber a turistas y habitantes qué ruta es la más eficientes para ellos, razón que justifica el uso intensivo que tiene el transporte público en la ciudad.

Basilea, Suiza
Basilea es la segunda ciudad en importancia de Suiza después de Zúrich, su capital. Esta ciudad tiene el Smart City Lab Basel Space, un entorno investigativo en que diversos sectores de la sociedad se reúnen para formular ideas orientadas a la modernización de la ciudad.

En el Smart City Lab se hacen cita científicos, representantes de la sociedad civil, autoridades gubernamentales y personas de las distintas industrias, lo que da cuenta del nivel de cohesión social de la ciudad y que se refleja en su lema, “Creando el mañana juntos”.

París, Francia
La capital francesa se caracteriza entre otras cosas por su modelo de innovación abierta, que libera a sus habitantes y otros actores su flujo de datos. A partir de la aplicación del Internet de las cosas, sus autoridades planean optimizar el tránsito de personas y de vehículos dentro de la ciudad.

París apunta al proyecto Paris Smart City 2050, una iniciativa cuyo objetivo es construir edificios capaces de usar energías completamente renovables, así como edificios que usen energía bioclimática para simbolizar una ciudad bastión en la lucha contra el cambio climático.

Preguntas frecuentes (FAQ)
Brevemente se responderán algunas preguntas sobre las ciudades futuristas y los centros urbanos del futuro próximo y lejano.

» ¿Qué son las ciudades del futuro?
Las ciudades del futuro son las ciudades que presentan principios y características vanguardistas respecto a la construcción y funcionamiento de centros urbanos. Dan cuenta de los últimos avances en materia arquitectónica, tecnologías sustentables, sistema de transporte, autosuficiencia, y habitabilidad.

» ¿Cómo son las ciudades del futuro?
Dinámicas
Ecológicas
Pacíficas
Limpias
Espaciosas
» ¿Cuáles son las ciudades del futuro?
Dubái
Masdar
Singapur
Tokio
Viena
Songdo
Seúl
» ¿Cómo serán las ciudades del futuro?
Terrestres
Submarinas
Aéreas
Flotantes
Subterráneas
» ¿Cómo deberían ser las ciudades del futuro?
Sostenibles
Autosuficientes
Tecnológicas
Limpias
Cómodas
Accesibles
» ¿Qué tendrán las ciudades del futuro?
Complejos de apartamentos
Interconectividad
Espacios verdes
Múltiples sistemas de transporte
Infraestructura sostenible
Energías renovables
» ¿Cómo será la vida en el futuro?
Las diferencias existentes entre las personas serían superadas o dejadas a un lado para concertar esfuerzos en una mayor habitabilidad y un incremento de la calidad de vida a nivel general. Además, se hará hincapié en las bondades de la ciencia y la tecnología como instrumentos dirigidos al bienestar de las personas

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *