Sociedad y Cultura

Un concierto para perros desata la polémica en un municipio español

Todo estaba a punto para la celebración el 8 de diciembre del concierto para perros y sus amos en la localidad de Llíria en Valencia, sin embargo, algo inesperado ha provocado su aplazamiento.

El Ayuntamiento de la localidad de Llíria en la Comunidad Valenciana anunció la celebración de este evento musical entre las críticas de los partidos de la oposición, al suponer un coste a las arcas públicas de alrededor de los 7.760 euros, tal y como aseguró la portavoz del partido de la oposición Partido Popular en una publicación en Facebook. El evento iba a tener lugar en el parque Silvestre de Edeta, un lugar público que actualmente se encuentra cerrado por motivos de seguridad para evitar la propagación del coronavirus.

A pesar de que su alcalde, Manuel Civera, justificó la apertura del recinto como «espacio cultural» para poder celebrar el concierto, partidos de la oposición mostraron su rechazo ante la decisión tomada.
Entre ellos, el Partido Popular de Llíria, el cual, a través de su portavoz, Reme Mazzolari, aseguró se trataba de un concierto «compuesto con ultrasonidos solo audibles por la raza canina» y todo un «despropósito» ante el contexto de crisis económica y social debido a la pandemia por coronavirus.

«En estos momentos, la celebración de un concierto para perros, no atiende a ninguna necesidad básica, no es ninguna prioridad, lo primero son las personas, vecinos de la localidad que lo están pasando mal», dijo Mazzolari.
El anuncio de la celebración de este acto generó una oleada de críticas tanto a nivel regional como nacional que se han podido observar en los comentarios de los usuarios de Twitter.

El ayuntamiento de Llíria se ha defendido antes las críticas manifestando que la localidad está declarada Ciudad Creativa de la Música por la UNESCO, «la única en España junto a Sevilla», y que por ello tiene el mandato de la organización internacional de apostar por la creatividad artística como la «mejor vía de desarrollo local» y bajo los «principios de la Agenda 2030».

Ante la polémica y el «interés suscitado», el alcalde de la localidad valenciana, Manuel Civera, ha anunciado su decisión de posponer el concierto «para el momento en que se den las condiciones adecuadas para poder albergar más espectadores con sus mascotas, sin poner en riesgo las actuales restricciones sanitarias».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *