Argentina

Aceiteros y recibidores de granos paralizan los puertos por tiempo indeterminado y peligra el ingreso de divisas

Finalmente, ante la falta de propuestas de las cámaras empresariales, aceiteros y URGARA llamaron a huelga nacional a partir de hoy a las 6 AM. «Han buscado empujar al conflicto para generar las condiciones sectoriales que, como cortina de humo, les permitan justificar la baja liquidación de divisas», afirmaron.

Tras varias reuniones infructuosas, conciliación obligatoria y dos oportunidades para negociar con buena fe, la Federación de Trabajadores del Complejo Industrial Oleaginoso, Desmontadores de Algodón y Afines de la República Argentina (FTCIODyARA) y la Unión Recibidores de Granos y Anexos de la República Argentina (URGARA) convocó a un paro nacional para el día martes 1 de diciembre a partir de las 6 am.

Esta medida de fuerza se desató ante la falta de propuestas de las cámaras de la industria aceitera, cerealera, de biocombustibles, de aceites vegetales de Córdoba, de Puertos Privados Comerciales y las empresas que estas mismas representan.

La medida de fuerza de los gremios afectan a los puertos y plantas aceiteras en el país, lo que pone en riesgo la producción para consumo interno, así como la exportación (la harina de soja es el primer producto argentino de venta al exterior).

«Estas mismas empresas que entre enero y octubre del año 2020 duplicaron su facturación en pesos gracias a la devaluación y al importante incremento del precio internacional de la soja, son las mismas que llevaron una y otra vez la negociación paritaria al fracaso, mientras se continúa deteriorando el salario de los trabajadores.», afirmaron en su comunicado.

El Sindicato de Recibidores de Granos y los Aceiteros vienen de firmar hace pocas semanas un compromiso de unidad en la acción que los fortalece en una negociación que no parece tener voluntades equiparables entre las partes para su resolución.

«Como ya hemos señalado, es cada vez más evidente que las cámaras patronales en ningún momento han tenido voluntad de negociar y muy por el contrario, han buscado empujar al conflicto a todas las organizaciones gremiales del sector para generar las condiciones sectoriales que, como cortina de humo, les permitan justificar la baja liquidación de divisas con las que aportan a la embestida devaluatoria contra el peso argentino y contra el gobierno nacional, de igual manera que buscan continuar presionando por nuevas medidas en beneficio de los intereses empresarios.»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *