Mundo

El Reino Unido ratificó el fin del confinamiento pero anunció un sistema de tres niveles de alerta

Esta nueva regulación permitirá la reapertura de los comercios no esenciales, los gimnasios, las peluquerías y, en las zonas con menor riesgo, se autorizará la asistencia de hasta 4.000 personas a espectáculos deportivos al aire libre.

El primer ministro británico, Boris Johnson, ratificó que el 2 de diciembre concluirá el confinamiento impuesto desde el 5 de noviembre que mantiene a la población de Inglaterra en estado de hartazgo, pero a la vez anunció un nuevo sistema de alerta que incluye tres niveles distintos de restricciones por áreas geográficas y un programa masivo de testeos.

Esta nueva regulación permitirá la reapertura de los comercios no esenciales, los gimnasios, las peluquerías y, en las zonas con menor riesgo, se autorizará la asistencia de hasta 4.000 personas a espectáculos deportivos al aire libre, entre ellos los partidos de fútbol.

Sin embargo, tres de los grandes clubes de la Premier League -Liverpool, Manchester City y Manchester United- se encontraban en zona de alerta «muy alta» antes del confinamiento y se desconoce dónde se encontrarán después.

El Gobierno aclaró que solo permitirá espectadores locales para evitar el desplazamiento de aficionados por todo el país.

El plan, denominado «Covid de Invierno» y presentado por Johnson ante la Cámara de los Comunes, es una versión «más dura» del sistema de niveles previo al confinamiento que prevé restablecer por ejemplo la «regla de los seis» por la que se podrán celebrar reuniones de seis personas en público después de casi un mes de estar limitadas a dos.

Además podrán retomarse las celebraciones religiosas, las bodas y todos los deportes al aire libre, siempre cumpliendo la regla del distanciamiento social.

También aplaza de las 22 a las 23 la hora de cierre de pubs, bares y restaurantes, lo que no constituye una diferencia significativa para los tantísimos adeptos a este tipo de lugares.

El nivel 1 de alerta prevé la obligatoriedad de trabajar remotamente siempre que sea posible. El 2 obliga a cerrar a pubs y bares a menos que sirvan comidas sustanciales con las bebidas alcohólicas y el restante obliga a cerrar pubs, bares y restaurantes salvo para servicios para recoger y a domicilio.

Los hoteles y las actividades de ocio en interior también deberán permanecer cerrados, reseñaron las agencias de noticias Europa Press y AFP.

En cuanto a las prácticas deportivas al aire libre, podrá haber hasta 50% de capacidad o 4.000 espectadores y 1.000 en recintos techados en nivel 1. Será 50% de capacidad o 2.000 espectadores máximo en nivel 2.

A la vez, se permitirán los viajes de vacaciones al extranjero, aunque seguirán en vigor las normas de cuarentena.

Las zonas concretas de cada nivel serán anunciadas mañana siguiendo criterios de tasa de contagio y ocupación de los hospitales, ambos rubros actualmente en situación muy crítica.

Johnson reconoció que será un «invierno duro» y que «la Navidad no puede ser normal», aunque sostuvo que el país «ha doblado la esquina y ya se puede atisbar la ruta de huida».

«Todos queremos una Navidad, la necesitamos, sentimos que nos la merecemos, pero lo que no queremos es renunciar a la precaución y permitir que el virus vuelva a crecer y que haya otro confinamiento en enero», argumentó.

La movida de gran envergadura tiene como primordial objetivo permitir que durante unos días en torno a las festividades de Navidad y Año Nuevo las restricciones puedan relajarse para que las familias se vean, aunque con prudencia.

En tal sentido, las cuatro naciones que forman el país -Inglaterra, Escocia, Gales e Irlanda del Norte- buscan coordinar sus políticas para que las familias puedan viajar en ese periodo.

«El plan está diseñado para llevarnos sanos y salvos a la primavera, mientras la caballería científica está ya a la vista por los avances en las pruebas, tratamientos y vacunas», enfatizó en comparecencia ante el Parlamento por videoconferencia, ya que está guardando cuarentena tras un contacto con un diputado que dio positivo.

Al congratularse de los avances científicos, el primer ministro conservador confió en que los mismos «permiten vislumbrar esa luz al final del túnel en los próximos meses».

El primero es el anuncio hecho por la mañana por el laboratorio británico AstraZeneca sobre la alta eficacia de la vacuna que desarrolla con la Universidad de Oxford: 70% de media y en algunos casos hasta el 90%.

El Reino Unido, que apostó muy fuerte por este proyecto, tiene reservadas 100 millones de dosis de esta vacuna que, según el director ejecutivo de AstraZeneca, solicitará que sea aprobada «rápidamente» por las autoridades sanitarias.

Si logra ese aval a tiempo, Londres quiere empezar a distribuirla en diciembre aunque reconoce que el grueso de la vacunación se realizaría entre enero y marzo.

El desconfinamiento irá además acompañado de un programa de testeos de detección rápida y masiva de la población en las zonas de alerta «muy alta», siguiendo el ejemplo de un experimento llevado a cabo en Liverpool, en el noroeste de Inglaterra.

Desplegado progresivamente, este sistema tiene como objetivo final que los contactos de un caso positivo pueden ser sometidos a tests diarios en lugar de tener que permanecer 14 días en cuarentena, y un cierto retorno a la normalidad a la espera de una vacunación masiva.

El Reino Unido suma ya 1,49 millones de contagios y 54.722 muertes a causa de un flagelo que costó además la pérdida de 750.000 puestos de trabajo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *