Deportes

Deck: «La NBA no me atrae y en Madrid me siento como en casa»

El alero argentino del Real Madrid muestra su poco interés por la NBA, que vigila de cerca sus progresos en Europa para captarle en el futuro.

En los últimos meses Facu Campazzo no ha sido el único jugador del Real Madrid que ha pensado en una salida hacia la NBA. Ni siquiera el único argentino. Gabriel Deck, de 25 años, también. Su contrato todavía no ha sido renovado pese a ser uno de los jugadores a los que Pablo Laso le tiene más fe no sólo porque se tienen que resolver otras carencias en la plantilla sino porque además el club, como todos los demás, afronta una situación económica difícil por culpa de la pandemia que le hace arriesgar poco en materia de nuevos contratos (contando con que ya lo hicieron en verano con Alberto Abalde, por el que pagaron 1,5 millones).

Deck es del Madrid hasta junio de 2021, cuando finaliza su vinculación. La prioridad cuando se resuelva el asunto de Campazzo será ponerse a trabajar en su ampliación. Lo que le da al equipo en las dos áreas de la cancha, añadiendo a ello el ingrediente de su juventud en un plantel ya veterano, no se lo dan otros.

Pese a que hace unas semanas dejaba caer que «uno sueña con llegar a lo más alto» en referencia a la liga de Estados Unidos, ahora Deck trata con algo más de desdén a la NBA. En una entrevista con la página web oficial de la federación argentina de baloncesto, la CABB, el jugador dice que la ve «muy poco».

«Miro más la Euroliga. Y, a veces, la Liga Nacional, aunque tampoco demasiado. Más que nada cuando engancho algún partido pero no es que me siente a una hora a mirar un partido puntual. La NBA la veo muy poco, realmente, porque no me atrae; no vi ni las Finales», apunta.

Además de confesar que está viendo la serie Vikingos, añade que en Madrid está contento: «A mi pueblo lo extraño siempre. Es donde me crié y está mi familia, mis amigos, donde siempre sueño con volver. Pero en Madrid me siento de la mejor manera, como en casa, tanto en el club como en la ciudad. Todos, la gente, los compañeros y el cuerpo técnico, me han integrado muy bien. Me siento uno más. Y que haya estado Facu [Campazzo] me ha ayudado mucho».

Cuenta también cómo lleva la vida ahora con las restricciones por el coronavirus: «Aprovecho para leer, ver vídeos de cosas que me interesan, para estudiar un poco de inglés con un profe y para pasear al perro. Parece que no, pero cada día lo tengo bastante cargadito».

En clave albiceleste piensa en lo que puede venir en Tokio tras el ejemplo del Mundial de China, donde fueron subcampeones: «Hoy es muy difícil decir que se va a repetir. Se va a ir viendo, con cada concentración y amistoso. Tenemos que ir paso a paso. Nadie pensaba que se podía lograr en el Mundial y lo hicimos. ¿Por qué no pensar en poder repetirlo?».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.