Deportes

Un joven paquistaní sin brazos es un maestro del billar utlizando su barbilla

Su frase de presentación es demoledora: «Dios no me ha dado brazos, pero me ha dado coraje».

Así se presenta Mohamed, un hombre paquistaní de 32 años que lleva casi una década perfeccionando su técnica en un local de billares de Samundri.

Relaja los músculos de la boca, apunta y con la barbilla empuja la bola blanca con una potencia y precisión sorprendentes. «He usado ese espíritu para llevar a cabo mi ambición.

Todo el mundo debe luchar por lograr sus metas», explica sobre su sorprendente historia de superación.

«Insistió mucho en jugar y vimos que era realmente bueno», confiesa el dueño del local donde se entrena, al principio en secreto, en busca de poder representar a Pakistán en alguna competición internacional con la ayuda del Gobierno.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *