Deportes

Noqueado, Anderson Silva puso punto final a su carrera en UFC

 

La Araña brasileña le dijo adiós al deporte. Una verdadera leyenda que marcó un antes y un después. De todas formas, no se pudo despedir como quería, ya que fue derrotado por Uriah Hall.

El día que nunca queríamos que llegara finalmente se hizo presente. Anderson Silva, leyenda viva de las artes marciales mixtas, realizó su último combate en UFC. A sus 45 años, y con un curriculum repleto de éxitos, la Araña brasileña dijo adiós en Las Vegas, en un marco extraño ya que no hubo público por la pandemia de coronavirus. No fue como lo esperaba, pero eso ya es anecdótico. Tuvo un buen arranque y luego no puedo aguantar el ritmo que impuso Uriah Hall, que se quedó con la victoria por nocaut técnico a los 1:24 minutos del cuarto round.

Su rival de turno aprovechó una embestida de Silva para contestar con una derecha precisa que consumó un contraataque perfecto. Anderson cayó contra la lona y ahí Hall lo aniquiló con el ground and pound al punto tal de que el brasileño terminó abrazado a las piernas del árbitro Herb Dean, evidenciando que estaba totalmente desorientado. Lo más lindo vino después, cuando el vencedor se arrodilló para homenajear a la leyenda. «Te quiero hermano», deslizó Uriah, mientras ambos quedaban al borde del llanto.

Uriah Hall le rinde homenaje a Anderson Silva en el día de su retiro

Uriah Hall le rinde homenaje a Anderson Silva en el día de su retiro

Más allá de la tristeza del momento y las emociones que genera esta despedida, Silva dejó una puerta abierto que ilusiona a más de uno. Sostuvo que ésta fue su última pelea en UFC (su contrato expiró con este combate) pero cuando le preguntaron si era su última contienda dejó la puerta abierta. «No lo sé», lanzó, con una sonrisa en su rostro. ¿Lo volveremos a ver dentro de una jaula?

En cuanto a su historia, hay que destacar que el brasileño fue la nave insignia tanto a nivel deportivo como de marketing de UFC durante largos años. Su exquisitez y sus movimientos tan precisos como estéticos dentro de la jaula captaron la atención de muchos nuevos fanáticos que se fueron incorporando a un deporte que crecía a pasos agigantados ya no sólo en Estados Unidos y en Brasil, sino también en el resto del mundo.

Además de ser un personaje en sí, argumentó su fama con triunfos y records que aún hoy no fueron superados. De hecho, nadie lo ha podido destronar de su racha ganadora de 16 triunfos en fila en UFC ni de su reinado de siete años en los pesos medianos.

Sin embargo, hubo un antes y un después en la carrera del brasileño: su primera derrota ante Chris Weidman. En julio de 2013 fue noqueado por el estadounidense, que le arrebató el cinturón de los 85 kilos, y desde ahí nunca más volvimos a ver al Anderson Silva que estábamos acostumbrados. La revancha ante el norteamericano es una pelea que el mundo recuerda, cuando la Araña sufrió una impresionante fractura de tibia y peroné en su pierna izquierda luego de que Weidman bloqueara uno de sus intentos de ataque.

A sus 45 años, y con un récord de 34 victorias (23 por nocaut y tres por sumisión), once derrotas y una sin decisión, Anderson Silva decidió ponerle punto final a su carrera. Y por siempre tendrá un lugar entre los más grandes de la historia de este deporte.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *