Argentina

Ráfaga de metralla de Ramos Padilla a Casal, Bullrich, Carrió y Cámara MDQ

El juez descerrajó su respuesta en 1.129 carillas en las que amplió los procesamientos de Santoro y también del fiscal Carlos Stornelli entre otros acusados. Asimismo, envió un mensaje a varias bandas sobre lo que debería suceder hacia adelante con el resonante expediente que investiga una asociación ilícita para estatal que se dedicaba a utilizar información de inteligencia para extorsionar.

El viernes pasado, en máximo sigilo, la Sala II de la Cámara de Casación a través de una resolución cuyo número de registro termina en 666 resolvió un conflicto de competencia a favor de la jurisdicción de Dolores, en el marco de un desprendimiento de la causa D´Alessio. Los camaristas Javier Carbajo y Guillermo Yacobucci y Eduardo Riggi echaron por tierra un planteo del periodista de Clarín Daniel Santoro que pretendía arrastrar la causa de espionaje y extorsión a Comodoro Py. Declararon inadmisible el recurso pero le encomendaron al juez Alejo Ramos Padilla la “imperiosa necesidad de que se establezca y precise el objeto procesal” de la causa.

Ayer, lunes, el juez descerrajó su respuesta en 1.129 carillas en las que amplió los procesamientos de Santoro y también del fiscal Carlos Stornelli entre otros acusados y envió un mensaje a varias bandas sobre lo que debería suceder hacia adelante con el resonante expediente que investiga una asociación ilícita para estatal que se dedicaba a utilizar información de inteligencia para extorsionar. No fue azaroso que Ramos Padilla indicara que considera el caso en condiciones de clausurar la instrucción, algo que usualmente solicita el Ministerio Público Fiscal para consolidar una elevación a juicio.

El primer dardo está dirigido hacia la Cámara Federal de Mar del Plata que mantiene sin confirmar el tramo de procesamientos iniciales que habían caído sobre Santoro y Stornelli. Osvaldo Tazza y Eduardo Jimenez han sostenido la actuación de Ramos Padilla y rechazaron varias nulidades de los imputados para despejar el terreno. En junio, sepultaron la de Santoro de invalidar la participación de la Comisión Provincial de la Memoria para sistematizar el contenido del material de inteligencia hallados en los aparatos electrónicos de D´Alessio. Obviamente a la primer tanda, se incorporarán las apelaciones de la ampliación de los procesamientos que dictó el juez ayer. Eso conspira contra una elevación rápida del expediente a juicio.

El otro misil fue dirigido hacia la Procuración General que comanda interinamente Eduardo Casal. Le informó las medidas adoptadas respecto de Stornelli para que sacuda la modorra del Consejo Evaluador que durmió uno de los sumarios abiertos (el primero resultó en apercibimiento leve por el faltazo a siete llamados a indagatoria), pero que está vinculado a los hechos ilegales atribuidos al fiscal de la causa “cuadernos” como parte de la organización de D´Alessio. Sobre Casal se posan las miradas respecto de si podrá sostener en el letargo ese sumario que estaba a la espera de una definición judicial desde el inicio. El paso de un juicio político no está descartado si se tiene en cuenta que cambió la integración del Tribunal de Enjuiciamiento que debe actuar a instancias del Consejo Evaluador y del propio Casal.

La mención explícita en el fallo de la relación que unía a Patricia Bullrich con el falso abogado tampoco es azarosa. Hasta ahora no se había profundizado el rol de la exministra de Seguridad en su trato (más que circunstancial) con D´Alessio, probado para el juez en los intercambios de chat que mantenían. La exministra ha tratado siempre de minimizar o negar su nexo con el falso abogado. ¿Podrían ser una siguiente instancia en la investigación que también deja la puerta abierta para que se procese a la excúpula de la AFI de Gustavo Arribas y Silvia Majdalani?

Pero otro de los tramos de la resolución deja establecido otro circuito de relaciones hasta ahora no profundizado: bajo el acápite “el tuit de Elisa Carrió”, Ramos Padilla lo incluyó y relató que “el mismo día en que finalizó el allanamiento en la vivienda de D´Alessio a las 19.58, Carrió quien había mantenido reuniones con D´Alessio emitió un tuit”, relató en referencia a la publicación de la exdiputada donde advertía sobre “una operación para ensuciar a Stornelli”. “Tal publicación efectuada cuando la causa estaba bajo secreto de sumario y no había circulado información en la prensa demuestra que (Carrió) tenía conocimiento de la medida judicial, del vínculo entre D´Alessio y el fiscal y de cómo la investigación sobre esta asociación ilícita dedicada al espionaje podría llegar a comprometerlos”, graficó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.